LISTADO DE PICOS

jueves, 16 de enero de 2014

Punta de Piniecho Occidental (2.557 m.)

Ascensión con esquís desde el Balneario de Panticosa

Desde la cima del Piniecho disfrutamos de una buena panorámica de la Sierra de la Partacua

12 de enero de 2014,

   El Piniecho Occidental es una de las cimas visibles al Este de Panticosa. Hacía tiempo que quería rendirle una visita. Apostada en la margen orográfica izquierda del río Caldarés sus escarpadas laderas se precipitan sobre la entrada de la Garganta del Escalar, por donde discurre la carretera que sube al Balneario.

    He quedado con Victor en el Balneario de Panticosa (1.636 m.). Partimos con los esquís en la mochila a las 9:30 de la mañana por el GR11 que sube hacia los ibones de Brazato.

   Pronto llegamos a la señal de “Peligro de Aludes” donde abandonamos el GR para continuar por la ruta que a través de un bosque de pinos progresa paralela al barranco de Brazato.

   En las primeras rampas nos calzamos los esquís. La nieve está dura así que ponemos cuchillas y comenzamos a ganar altitud con calma, la jornada será larga.

   Al salir del bosque obviamos las huellas que se pierden por nuestra izquierda en dirección a los Ibones Altos de Brazato (una de las rutas habituales de ascenso al Pico Bacias).

   Tras un repecho llegamos a un rellano donde las huellas restantes se van otra vez hacia la izquierda en dirección al Ibón Inferior de Brazato (otra de las rutas al Pico Bacias). Nosotros continuamos hacia la derecha en dirección al Collado de Tablato. A partir de ahora ya no encontraremos ninguna huella.

   Llegamos a la cuenca de las Foyas de Brazato y progresamos flanqueando las paredes orientales de los Foratulas. Antes de que la pendiente se acentúe en exceso nos calzamos los crampones para ascender de forma segura hasta el Collado de Tablato (2.506 m.), en el hombro oeste del pico homónimo.

   Al otro lado del collado nos recibe el sol y las preciosas vistas del escondido “Valle de Piniecho”. A nuestra derecha vemos ambas puntas de Piniecho. Presentan una armónica y atractiva silueta. Nuestra intención es subir a la cota más alta, que es la más alejada.

   Nos ponemos los esquís y descendemos por buena nieve transformada hacia el oeste, rodeando las Puntas de Foratulas.

  Entraremos en un pequeño y coqueto valle suspendido al norte de los Picos Piniecho. En los mapas aparece un pequeño ibón que desagua más adelante por las inclinadas laderas que se precipitan hacia el río Caldarés. En verano me gustaría volver a recorrer esta solitaria zona.

  Continuaremos descendiendo hasta la cota 2.300 aproximadamente. En ese punto volvemos a poner focas para comenzar a ganar altitud hacia el sur en busca del collado que separa ambas Puntas de Piniecho.

   Alcanzado el collado (cota 2.445 m.) decidimos dejar los esquís y ponernos los crampones para ascender por la alargada loma este del Piniecho Occidental.

   En el filo de la arista se han formado cornisas de nieve que nos obligan a realizar un largo flanqueo por la cara norte,  alejados del cordal. Lo que en verano seguramente es un simple paseo se ha convertido en una travesía sobre nieve dura que debe realizarse con mucho cuidado pues la caída por la empinada ladera es considerable.

   A las dos de la tarde alcanzamos por fin la cima. Estaremos un rato contemplando las espectaculares vistas que ofrece este mirador. El Valle de la Ripera se abre a nuestros pies, más de 1.000 metros por debajo de nuestra posición.

  Hacemos fotos de los picos que nos rodean: Baldairan, Catieras, Escuelas, Sabocos, la Sierra de Tendeñera, el Macizo de Argualas, Foratulas, Tablato, Vignemale….

  Observamos la impresionante pala sur de 500 metros de desnivel que teníamos intención de esquiar y tenemos que reprimir nuestras ganas de lanzarnos por ella. La nieve en esa orientación está en condiciones ideales y por supuesto no hay ninguna huella. Es una tentación difícil de resistir, pero viendo el reloj somos conscientes de que iremos muy justos de tiempo. El día es corto y tendríamos que volver a remontar casi 500 metros de vuelta al Collado de Tablato.

  Con resignación abandonamos la idea y regresamos sobre nuestros pasos. Quizás volvamos en primavera, cuando tengamos más horas de luz.

   En el collado de los Piniecho nos ponemos de nuevo los esquís y bajamos flanqueando lo más alto posible bajo la vertiente norte del Piniecho Oriental. La nieve está dura y progresamos con cuidado.

   Tendremos que colocar una última vez las focas para regresar al Collado de Tablato. Una vez allí yo descenderé los primeros metros con crampones y Victor bajará esquiando.

  En las Foyas de Brazato me coloco los esquís y comenzamos el descenso hacia el Balneario, siguiendo  nuestras huellas de ascenso.

  La nieve presenta una molesta costra y está bastante dura en las zonas umbrías. Nos limitaremos a descender practicando “esquí supervivencia”. Se trata de descender despacio, cargando lo menos posible los músculos y con cuidado para evitar cualquier caída o lesión. La esquiada no será buena pero el día soleado, la compañía y el paisaje lo compensan con creces.


  • Desnivel + acumulado:  1.252 m
  • Horario total: 7, 5 h.  
  • Distancia recorrida: 13,7 km.

Ascendemos junto al barranco de Brazato. El lago de Panticosa permanece helado estos meses


Cresta de Labaza y Batanes al fondo


A ratos nos da el sol y se agradece


Llegando a las Foyas de Brazato


Nos calzamos crampones en previsión de que la salida al collado esté dura


Victor abre huella. Llegando al collado de Tablato


Desde el collado, a la derecha aparecen las Puntas de Piniecho. Iremos a la más alejada


Victor en el collado de Tablato


Descendiendo por buena nieve hacia el valle colgado al norte de los Piniecho


A nuestra derecha los Foratulas donde pudimos ver a algunos montañeros en la cima principal


Foqueando hacia el collado de los Piniecho. Al fondo se ve el Collado del Tablato y el Tablato


Victor se coloca los crampones en el Collado de los Piniecho. Baldairan al fondo


En el filo se han formado cornisas que nos obligan a flanquear por el norte


Recorriendo la arista este del Piniecho Occidental. Baldairan y Catieras al fondo


Victor contento en la cima


Macizo de Argualas desde la cima del Piniecho


Los dos en la cima


Volvemos. Dejamos la gran pala sur para otra ocasión


De regreso al collado de Tablato. Foratulas al fondo


Entrando al bosque junto al barranco de Brazato


3 comentarios:

Eduardo dijo...

Impresionante recorrido David, no conocía esa cima, esa horita que nos quitan en invierno, para los que nos gusta el monte, que bien nos vendría, porque hay recorridos, que llegamos al coche con las últimas luces, y a veces incluso con el frontal puesto. Un saludo

Pierre et Vacances dijo...

Realmente hermoso David!

Es una ruta muy apetecible aunque parece ser para personas con cierto nivel.
Me gustan mucho las vistas.

Enhorabuena por el blog y gracias por compartir la ruta.

David Naval dijo...

Hola Eduardo,
El invierno es lo que tiene, no hay muchas horas de luz y es mejor no meterse en travesías muy largas.

Hola Pierre,
La ruta no es dificil si se tiene práctica en montaña en invierno (manejo de crampones y piolet básicamente). En verano es una ruta fácil pero es larga ya que el desnivel es importante.

Gracias por vuestra visita!!

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.