LISTADO DE PICOS

lunes, 22 de julio de 2013

Escocia: Loch Morar


El lago de agua dulce más profundo de Escocia. La leyenda dice que aquí habita el monstruo Morag

22 de junio de 2013,

   Ha estado lloviendo toda la noche y el pronóstico habla de lluvias muy débiles durante el resto del día. El impermeable y un paraguas en la mochila solucionarán ese pequeño inconveniente.

  Cogemos el coche y nos desplazamos unos 60 kilómetros hacia el Oeste por la carretera que se dirige hacia Mallaig, una población con un concurrido puerto de donde parten numerosos ferries hacia las Islas Hébridas.

  Hoy hemos elegido una ruta sencilla, aunque larga, que recorre la orilla norte del Loch Morar, el lago de agua dulce más profundo de Escocia.

  No llegaremos a Mallaig, pues nos tendremos que desviar un poco antes por una minúscula carretera que se interna en dirección al lago. Una ruta frecuentada por pescadores nos llevará hasta Bracorina, que no me atrevería a llamarlo pueblo pues en realidad se trata de un puñado de granjas dispersas.

  Donde finaliza la carretera asfaltada hay un pequeño ensanche donde podemos aparcar el vehículo.

   Veremos un cartel que indica “Tarbet”, que es precisamente donde pretendemos llegar caminando. Tarbet consta de un par de casas, una iglesia y un reducido embarcadero emplazado en una apartada ensenada del Loch Nevis, que no es tal lago, pues se trata de un entrante del Océano Atlántico.
  
   El camino a seguir no tiene pérdida, está muy claro y serpentea siempre por las inmediaciones del lago Morar, unas veces rozando el agua y otras a una cota más elevada.

   Comenzamos a caminar por una pista flanqueada por grandes robles. Hay mucha humedad y nubes bajas que le dan cierto aire místico al lago. Afortunadamente no llueve y la temperatura es muy agradable.

   Pronto alcanzaremos un claro con una pequeña ensenada donde podremos ver los restos de los muros de una antigua capilla (Chapel of Inverbeg), que fue abandonada al quedar en desuso.

   La senda se eleva ligeramente en este punto adaptándose al relieve y perfilando en su trazado el contorno del lago. La vegetación predominante son los helechos, que inundan las laderas.

  El recorrido ofrece buenas vistas de la otra orilla, que distará un par de kilómetros a lo sumo. Pasaremos de vez en cuando junto a pequeñas playas de guijarros. En un día caluroso serían un buen sitio para darse un chapuzón y relajarse, pero hoy el ambiente está gris. Las aguas se muestran frías y oscuras y no invitan al baño.

   Cuando ya llevamos varios kilómetros recorridos pasaremos junto a una vivienda blanca, bien construida y en buen estado. Da la impresión de estar habitada. Nos causa sorpresa ver una construcción en un lugar tan apartado pero todavía nos asombramos más cuando poco después pasamos junto a una enorme mansión a orillas del lago. Nos preguntamos como han podido construir y mantener semejante edificio. ¿Con barcas desde el Lago?

   El sendero a partir de aquí se ensancha y se convierte en pista, imaginamos que de esta forma algún vehículo podrá venir desde Tarbet hasta la mansión, con buen acceso por el mar, y de esta forma se resuelve parte del misterio.

   El camino gira enseguida hacia la izquierda y comienza a ganar altura en dirección a un collado, presidido por un enorme hito de piedras. Una vez alcancemos el collado se mostrará al otro lado el Loch Nevis y el embarcadero de Tarbet. Algunas ovejas negras pastan junto a la iglesia.

   Descenderemos hasta la orilla del mar y haremos una larga parada para comer en una mesa de picnic que hay junto a la iglesia. Una mujer montando un enorme caballo nos saluda en Gaélico. Es la única persona que hemos encontrado durante todo el trayecto. Durante el retorno nos encontraremos a un joven algo despistado que resultó ser español.

   Desde Tarbet existiría la posibilidad de regresar por mar contratando con antelación un pequeño ferry, pero nos dejaría en Mallaig y luego resultaría complicado volver donde tenemos el coche. Nosotros preferimos regresar sobre nuestros pasos y alargar la excursión. De esta forma podremos disfrutar por partida doble caminando por las tranquilas y apartadas orillas del solitario Loch Morar.

  • Desnivel + acumulado: 500  m. 
  • Horario total: 5 h. 15 min. 
  • Distancia recorrida:  19,2 km.  
  • Zona: Fort William-Mallaig




Comenzamos a caminar. Grandes robles y mucha humedad en la primera parte del trayecto



El recorrido está salpicado de pequeñas playas de guijarros


Elena observa un árbol caído. Aquí también debe soplar fuerte el viento


Amenaza lluvia, pero al final tuvimos suerte y no nos mojamos


Otra pequeña cala


La senda es agradable y con buenas vistas todo el rato


A veces la senda pasa al lado del agua


Hacemos algunas paradas para disfrutar del paisaje


Otro corto tramo por el bosque


Nos sorprende encontrar esta mansión en tan apartado lugar


Llegamos a Tarbet y vemos el mar (Loch Nevis)


Buen sitio para comer


Todas las ovejas son negras en Tarbet


Regresamos


Durante el regreso me acerco a visitar alguna de las playas junto al lago



Un solitario árbol aprovecha que el agua es dulce para vivir junto a la orilla


Negras nubes se acercan. Tendremos que darnos prisa


En el horizonte se divisan algunas cumbres de la cercana Isla de Rum


Ya se ven las granjas de Bracorina. A punto de finalizar la excursión


Track del recorrido en Google



3 comentarios:

itari dijo...

Bonita excursión y bonitas fotos que os han quedado.

CARLOS dijo...

Gracias David y Elena por prestarnos esra frescura de las tierras Escocesas, sin duda es una tierra mágica!, por cierto,....ya veo que le estas sacando muy buen partido a la nueva cámara!!, un abrazo

David Naval dijo...

Hola Itari,
Gracias por tu comentario. Saludos

Hola Carlos,
Así es, hemos traído muy buenos recuerdos de Escocia. En cuanto a la cámara al final apenas utilice la cámara nueva porque como llovía casi a diario acabé utilizando solo la compacta. Las de esta excursión están hechas con la compacta. Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.