LISTADO DE PICOS

martes, 31 de marzo de 2015

Pico Acué o Pic de Gabedaille (2.258 m.), circular

Circular con esquís desde Forges d'Abel

Forges d'Abel - Parking Espélunguère - Collado Acué - Acué (antecima) - Paso Escalé - Forges d'Abel
Muy cerca de la cumbre del Acué, aunque tuvimos que renunciar a pisar la cima

28 de marzo de 2015,
  Hoy realizaremos la circular al Pico Acué con esquís. Pinchando aquí podéis leer la misma ruta a principios de verano, un recorrido también muy recomendable cuando el verde está en su esplendor.
  Advertir que lo que en periodo estival es una ascensión relativamente sencilla se podría complicar en invierno dependiendo del estado de la nieve y la presencia de hielo. De hecho nosotros renunciamos a pisar la cumbre debido a una cornisa que no nos daba ninguna confianza justo en la cúspide cimera. También el "Paso de Escalé" puede suponer un obstáculo al tratarse de un estrechamiento donde la exposición, el hielo o el estado del barranco requerirán especial atención.
   En compañía de Carlos y Javi cruzamos el Túnel de Somport y a la salida nos desviamos a la izquierda hacia "Les Forges d'Abel". La pista asfaltada que sube hacia la Central Eléctrica todavía tiene nieve así que nos vemos obligados a aparcar abajo (cota 1.100).
  Foqueamos algo menos de dos kilómetros hasta el edificio de la Central y continuamos otro kilómetro adicional hasta el "Parking de Espélunguère" (cota 1.333 m.), lugar donde se suele dejar el coche en verano.
  Allí cogemos por la izquierda la senda indicada como "Refugio de Arlet". Breve ascensión por el hayedo amenizada por la caudalosa cascada de Espélunguère y enseguida salimos a una amplia campa de pastos estivales.
  Seguimos ascendiendo y pronto volvemos a sumergirnos en frondosas laderas repletas de hayas. Hay mucha humedad y nubes bajas, y ni rastro de huellas, así que tenemos que concentrarnos en el GPS para "navegar" por el hayedo.  Las marcas de pintura brillan por su ausencia y es difícil intuir el trazado.
  Sobre la cota 1.600 ganamos un collado y dejamos el arbolado atrás. Frente a nosotros se abre la amplia vaguada de Coueq. Una cabaña de pastores semienterrada en nieve asoma al pie de la soleada ladera. Aquí abandonamos la ruta que por la derecha se aleja dando un rodeo hacia el Refugio de Arlet.
  Iremos variando el rumbo hacia el oeste para encaminarnos hacia el Collado de Acué, visible al fondo de la vaguada. La niebla no termina de levantar y la nieve está muy pesada. Mientras avanzamos oímos y vemos varias coladas de nieve plomiza caer desde las altas barreras rocosas a ambos lados del barranco. Contemplamos el lento pero constante avanzar de las lenguas de nieve. Hace calor y la montaña se va purgando.
  Con una visibilidad penosa alcanzamos el Collado de Acué (2.020 m.).  Ya estamos barajando la posibilidad de darnos la vuelta si las nubes no levantan.
  Variamos la dirección y continuamos foqueando hacia el sur, por terreno seguro y suavemente ondulado. Para nuestra alegría el sol se digna en mostrarse, y esta vez para quedarse. Ya vemos frente a nosotros el cordal oeste del Acué, ruta normal de ascensión. Hacia allí subiremos buscando la trazada de menor pendiente.
  Las vistas que nos esperan arriba son de lujo. Por la otra vertiente, a vista de pájaro, disfrutaremos del inmaculado y solitario Valle de Aguas Tuertas. Por el sur, recortada bajo un limpio cielo azul, reclama nuestra atención la Sierra de Secús, formidable y agreste barrera que se alza por delante del Bisaurín.
  Sopla viento, así que tras deleitarnos un rato con el paisaje giramos a nuestra izquierda y enfilamos directos hacia el Acué. Alcanzamos pronto un pequeño rellano al pie de la pequeña pirámide cimera. Unos treinta metros nos separan de la cumbre, pero una cornisa que amenaza derrumbe nos disuade de intentarlo.
  Quitamos focas y comenzamos el ansiado descenso hacia el fondo del valle. Nos esperan 600 metros de desnivel por generosas laderas de orientación sur en un entorno natural espectacular. Vamos con cuidado, eligiendo bien el trazado, separados pero sin perdernos de vista. Evitamos los cambios bruscos de pendiente y las concavidades, algunas grietas delatan que la pesada nieve solo espera un empujón para caer ladera abajo.
  Trazamos nuestra ruta de descenso con tendencia hacia la derecha (suroeste), pues las pendientes son más moderadas y menos expuestas. Si bajásemos hacia la izquierda llegaríamos más directos al Paso de Escalé, pero la ruta por allí es más comprometida, hay que tenerlo bien claro para encontrar el paso correcto, una diagonal dibujada entre cortados.
  Alcanzado el fondo del valle comemos un poco, ponemos pieles y comenzamos a llanear hacia el Este, sin prisa, disfrutando del entorno. Alcanzamos el Paso de Escalé (cota 1.640), cuya dificultad para atravesarlo dependerá de las condiciones de la nieve o hielo. El sendero de verano queda oculto bajo el manto blanco y se convierte en un paso expuesto. Como hay suficiente nieve y está blanda optamos por bajar esquiando junto a un espolón rocoso al sur del barranco.
  Regresamos luego al cauce del barranco y cruzamos a la otra vertiente, con precaución porque el agua ya se escucha fluir por debajo. Finalmente buscamos la protección de los árboles cerca del barranco y unos metros después remontamos la ladera hasta enlazar con el sendero de verano.
  Bajamos ahora esquiando por el bosque, dejando el torrente bastante abajo a nuestra derecha y salimos en pocos minutos a terreno abierto donde enlazaremos con la ruta de subida, cerrando así el círculo.
  • Desnivel + acumulado: 1.170 m.   
  • Horario total: 7,5 h.  
  • Distancia recorrida: 16 km.


Río Espélunguère. Subiendo por la pista desde Forges d'Abel


Central Eléctrica


Cascada de Espélunguère entre la niebla


Alud de nieve con tierra en las laderas del bosque que sube hacia Couecq


Saliendo del bosque. Mucha humedad y nieve muy pesada


Remontando la amplia vaguada de Couecq. Carlos observa las estribaciones septentrionales del Acué


Por fin sale el sol. Al fondo el amable cordal oeste del Acué, donde tenemos que subir (la cima del Acué queda oculta a la izquierda de la foto)


Remontando hacia la cima. Detrás se ve nuestra huella de subida


Sierra de Secús y la norte del Bisaurín asomando por encima


Comenzamos el descenso. Castillo de Acher al fondo, todavía con alguna nube


Javi. Pronto el viento barrerá las últimas nubes


Javi disfruta del descenso con grandes vistas


Carlos y Javi. Los meandros de Aguas Tuertas en el fondo del valle


Seguimos con la bajada intentando que dure lo máximo posible


Ya estamos abajo. Toca poner focas, aunque será un trecho corto y bonito


Carlos trazando huella hacia el Paso de Escalé


El riachuelo ya se abre camino entre las praderas nevadas


Paso de Escalé


Para evitar el tramo más expuesto evitamos la senda de verano y bajaremos esquiando un poco más al sur


El valle de bajada bordea algunas cumbres fronterizas menores


La nieve apenas desliza y a veces toca remar


Y otras veces toca "esquí acuático"


Punto donde se cierra el círculo. Un lugar bien bonito


Mapa con el recorrido



viernes, 20 de marzo de 2015

Presín (1.430 m.) desde Ermita de la Virgen de los Ríos (Aquilué)

Algunas hayas conviven con el boj en la zona alta, más umbría y húmeda


15 de marzo de 2015,
   Hoy toca ruta de senderismo sencilla por parajes poco frecuentados, en compañía de Pirene, Bonito, Toño y Elena. La idea la sacamos del blog "Hoy Costra, mañana pus" (gracias Fer!). Ascenderemos a la cima del Presín, un monte que se alza en los límites meridionales de la Comarca del Alto Gállego.
   Desde Hostal de Ipiés nos desviamos por la carretera de Caldearenas. Atravesamos esta población y seguimos hacia Aquilué. Cuando ya vemos las viviendas (antes de cruzar el río) observaremos a la derecha una pista de tierra con un cartel que indica "Ermita de la Virgen de los Ríos" (cota 820 m.). Tendremos que seguirla durante un par de kilómetros.
  Aparcamos los coches junto al santuario y retrocedemos por la pista caminando unos doscientos metros hasta encontrar a la derecha un hito grande que marca la senda que sube hacia "La Cueva de la Mora y el Pozo Nevero".
  El sendero gana altura en dirección sureste dejando a nuestra derecha el cauce del Barranco de Presín cada vez más profundo. Más arriba veremos el desvío de la Cueva Mora y el Pozo de Nieve, pero su visita la dejamos para la vuelta si quedan ganas.
  La ladera es de orientación norte. La vegetación arbustiva salpicada de pinos dará paso en cotas más altas a diminutos reductos de hayas, donde las condiciones de humedad son más propicias.
  Ya cerca de la cota 1.400 alcanzamos el cordal de la Sierra de Javierre, que es la continuación natural de la Sierra de Bonés. Por la otra vertiente se abren buenas vistas y contemplamos desde las alturas el valle que forma el río Garona. La carretera que desde Arguis comunica con Rasal serpentea por el fondo. Frente a nosotros, al otro lado del valle, se yergue el vecino Pico Peiró.
  Giramos a la derecha y en unos minutos, en breve subida, alcanzamos la cima del Presin (1.430 m.)
  Comemos junto al vértice geodésico, sin desdeñar el calorcito que nos regala un sol enmarañado. Por el norte disfrutamos de extensas panorámicas de la Cordillera Pirenaica.
  Regresaremos por el mismo camino. Durante la bajada nos desviaremos brevemente para visitar la Cueva de la Mora, una cavidad en la piedra tosca con dos estrechas entradas al lado del riachuelo que forma el Barranco de Presín, que allí dibuja una pequeña cascada. No nos apetece arrastrarnos y pringarnos de barro así que descartamos meternos dentro y por el mismo camino emprendemos la vuelta al coche.

  • Desnivel + acumulado: 640 m.   
  • Horario total: 4,5 h.  
  • Distancia recorrida: 10,3 km.



Ermita de la Virgen de los Ríos


Ya cerca del cordal cruzamos una zona encharcada


Primula acaulis, anunciando la primavera


 El Pico Peiró frente a nosotros, al otro lado del valle del río Garona


Giramos a la derecha y en pocos minutos alcanzaremos la cumbre


Cumbre del Presín


Bajando. Hay calima y no se aprecia bien el paisaje lejano


Cueva de la Mora


Mapa con el recorrido


Leer más...

martes, 17 de marzo de 2015

Vuelta al Midi con esquís

Ruta: Portalet - Col L’Iou - Cabaña de Pount - Bious Artigues - Col Suzon - Refugio Pombie - Col Soum de Pombie 
Nieve polvo en el valle escondido que baja hacia el barranco de Bious
14 de marzo de 2015,
   Sábado por la mañana, Puerto del Portalet, un coche solitario con cuatro ocupantes. Hace frío, la visibilidad es reducida y está nevando. La pasada noche se han acumulado 15 o 20 centímetros nuevos en la vertiente francesa.
  Decidimos no bajar al Parking de Anèou por temor a que cierren la carretera y nos quedemos aislados. Aparcamos justo al lado de la frontera (cota 1.800 m.)
  Componentes del cuarteto: Saracroft, Rafa, David "Malabarista", con quién es la primera vez que coincidimos, y yo. Tenemos que agradecer a David la huella que nos abrió casi toda la jornada, está muy fuerte.
  "Meteofrance" daba una ventana con claros a partir de mediodía y ello nos anima a seguir con el plan previsto de dar la vuelta al Midi. Todos hemos realizado esta ruta, algunos en varias ocasiones, llevamos dos GPS, pasaremos por una cabaña y un Refugio donde podemos guarecernos y tenemos la posibilidad también de escapatoria por la carretera de Bious. Los riesgos son asumibles.
  Pero hoy intentaremos la ruta en sentido inverso. Nos seduce la idea de bajar esquiando por el escondido valle de viejos pinos al sur de la “Pène de Peyreget”, uno de esos rincones con encanto especial.
  No abundaré en muchos detalles, en este enlace está detallada la vuelta en el sentido normal, y en este enlace otra vuelta más larga, regresando por el Col d'Anèou. El Tour du Midi invernal se está convirtiendo en una tradición anual.
  Ponemos focas y bajamos deslizando medio kilómetro por la carretera aprovechando la fina capa de nieve que cubre el asfalto.
   En cuanto divisamos por la izquierda el puente del torrente de Brousset nos dejamos caer por la ladera para cruzarlo. Comenzamos a remontar en dirección noroeste por suaves pendientes hacia el Col de L’Iou (2.192 m.). Allí nos recibe un viento gélido y seguimos avanzando sin demora buscando protección tras las murallas de la “Pène de Peyreget” (no confundir con el Pico Peyreget).
  Quitamos focas e iniciamos el descenso por el espectacular vallecito de pinos negros que baja hacia el barranco de Bious, en dirección al Pic Paradis. Lástima que la visibilidad no sea buena y no se aprecien bien los relieves. Aun así disfrutaremos deslizándonos por la fresca capa de nieve polvo que se asienta sobre una base previa muy dura.
  Conforme perdemos altitud iremos virando el rumbo hacia el norte en busca del rellano donde se asienta la confortable Cabaña de Cap de Pount (1.645 m.). Dentro encontramos a una pareja de franceses que parece que van a pasar la noche. Hacemos un alto para comer algo.
  Continuamos después hacia el noreste, dejando el riachuelo siempre a nuestra izquierda. Imitando a los esquiadores de fondo, con la talonera suelta y ayudados de los bastones atravesamos el largo rellano que nos lleva hasta el puente por donde se cruza el río.
  Allí enlazamos con la pista que baja recorriendo el bosque hacia la presa de Bious Artigues (cota 1.423 m.) El paisaje con los árboles nevados es de postal navideña.
  Al alcanzar la presa volvemos a colocar pieles. Nos queda ahora una larga subida de 700 metros de desnivel.
  Ascendemos primero entre frondosos árboles hacia el Col de Magnabaigt (1.680 m.). Allí comenzaremos a variar el rumbo hacia el sur, bordeando las escarpadas y alargadas aristas que se descuelgan desde la vertiente norte del Midi d'Ossau (precaución aquí con riesgo de aludes).
  El arbolado va quedando atrás y se abren algunos claros en el cielo mostrándose tímidamente el sol. Pero será por poco rato pues conforme ganamos altura la visibilidad disminuye gradualmente y tendremos que progresar un buen rato navegando sin quitar el ojo del GPS.
  Por un universo blanco y sin relieves nos plantamos bajo el cordal que une el Col de Suzon con el Midi. Ponemos cuchillas para remontar el empinado tramo final pues está muy venteado y asoma el hielo.
  Alcanzamos las inmediaciones del Col Suzon (2.120 m.) Un viento húmedo y helador nos invita a huir de allí. Nos descalzamos los esquís y con ellos en la mano bajamos por la otra vertiente buscando resguardo.
  Sin quitar focas nos dejaremos deslizar en bajada en dirección hacia el Refugio de Pombie (cota 2.032 m.), cuyo tejado ya divisamos a la lejos (cuidado en este tramo también con riesgo de aludes).  Hacemos una parada para comer dentro del Refugio.
  Tras reponer fuerzas acometemos el flanqueo ascendente que nos lleva hacia el cercano Col de Soum de Pombie (2.115 m.). Por precaución decidimos perder algo de altura para evitar una ladera convexa en previsión de que pudiera haberse formado alguna placa de viento.
  Alcanzado el último collado ya solo nos falta descender hacia la carretera, cuyo trazado ya se dibuja en el fondo del valle.
  Bajamos esquiando con cuidado, la mala visibilidad no da tregua y no se aprecia la pendiente. Aun así saborearemos los metros finales, sabedores de que esto se acaba. Aun pondremos focas una última vez para alcanzar la frontera, algo ateridos y con ganas ya de entrar al coche y disfrutar de la calefacción.
  • Desnivel + acumulado: 1.500 m.  
  • Horario total: 9 h.  
  • Distancia recorrida: 22,6 km.

Aparcamos junto a la frontera. Nuestro coche es el único


Un alto muro de nieve en el flanco derecho de la carretera


Bajo la nevada comenzamos a ganar altura. Otro grupo nos precede pero pronto los perderemos de vista


Llegando al Col de L'Iou. David Malabarista abre huella. Pène de Peyreget al fondo


Resguardados del viento por los muros de la Pène de Peyreget


Iniciamos el descenso por este valle espectacular


Nieve polvo. Solo faltaba el sol


Vistazo atrás


Evitamos bajar demasiado y vamos variando rumbo al norte


Por suaves vaguadas nos encaminamos hacia la Cabaña de Cap de Pount


Buscando el camino más lógico


David Malabarista y Rafa


Saracroft


Cabaña de Cap de Pount. Bien equipada para pasar la noche



Saco mi "navaja de bolsillo". ¡Id sacando el embutido!


Dejamos el río a nuestra izquierda y nos encaminamos hacia Bious


Disfrutamos de bonitos rincones durante la travesía


Atravesando el largo rellano hacia la presa de Bious Artigues


Puente para cruzar a la otra orilla, aunque será momentáneamente


Enlazamos con la pista que se interna en el bosque


David Malabarista entrando en el bosque. En este tramo encontramos algunas huellas


De nuevo otro puente que nos devuelve a la margen derecha


David para a poner cera


Bajando a Bious


Bajando a Bious. El paisaje recuerda a los países nórdicos


Bajando a Bious


Llegando a Bious 


Llegamos a Bious Artigues


Ponemos focas y nos internamos de nuevo en el bosque


Subiendo hacia el Col de Magnabaigt


Rafa


Saliendo del bosque


Un sol velado se deja ver tímidamente


Rumbo al Col de Suzon. David Malabarista sigue abriendo huella


Vemos el cielo, pero pronto se cubrirá de nuevo


Seguimos hacia el Col de Suzon


Refugio de Pombie. Ya hemos dejado el Col de Suzon y el viento helador atrás


Refugio de Pombie


Col de Soum de Pombie. Felices como perdices. Nos queda el descenso final


No me extraña que se notara el ambiente frío


video
Video elaborado por David Malabarista


El recorrido sobre el mapa


Leer más...