LISTADO DE PICOS

jueves, 2 de enero de 2014

Moncayo (2.316 m.) con esquís

Ascensión directa desde el parking previo al Santuario

Buenas vistas a nuestra espalda. San Martín, Lituénigo y al fondo los mallos de  los Fayos, Tarazona...

29 de diciembre de 2013,

   Este domingo parecía un día propicio para ascender con esquís el Moncayo. Sol, nieve abundante, vientos flojos y ausencia de precipitaciones, ese era el pronóstico. Pero una vez más esta singular montaña guardaba sorpresas. No se puede negar que el Moncayo tiene una idiosincrasia especial.

  Nos juntamos nueve expedicionarios. Anayet es la única fémina. Completamos el grupo Daniel, Nacho, Angel, Victor, Rafa, Isidro, Oscar y yo.

  Llegamos al parking que hay unos 500 metros antes de llegar al Santuario. El tramo final está cortado al tráfico porque hay hielo. Es un trecho sin árboles azotado por el gélido viento con un gran terraplén a la izquierda. Intentar pasar con un coche podría suponer “desprecipociarse” y terminar rodando casi 1.000 metros ladera abajo hasta Lituénigo lo menos.

  Parece que no somos los únicos que hemos tenido la misma idea. El aparcamiento está a reventar. Creo que nunca había visto tal concentración de montañeros en el Moncayo. Hasta Juanito Oiarzabal está aquí, y no es broma.

   Daniel nos propone un recorrido nuevo que podríamos bautizar como la ruta “totiesoparriba”. Quizás sea la forma más directa de subir a la cumbre pues casi desde el mismo parking enfila directo y sin rodeos hasta la cumbre.

   Caminamos unos 50 metros en dirección al Santuario y nos desviamos enseguida por una loma bastante limpia de vegetación y que en verano tiene pintas de ser una pedrera.

  La nieve está algo dura y asoman piedras así que comenzamos porteando los esquís. Vamos sin crampones pero pisando con fuerza se marca la suficiente huella para ascender sin problemas.

   Ganamos pronto altura, mediante cortas lazadas y buscando el terreno más despejado. Algunos hitos de piedras y rastros de senda nos indican que por aquí realmente existe un recorrido aunque no aparezca en los mapas.

   Pronto llegamos al lindero del bosque y vemos asomar la larga loma que bordeando el “Cucharón” por la derecha sube directa hasta la cumbre. Ya hemos enlazado con la ruta que utilizamos habitualmente para subir con esquís desde el Santuario.

  Dejamos atrás los árboles y salimos al sol. Lamentablemente comprobamos que la nieve está mucho más dura de lo que creíamos. No ha transformado y el viento ha arrastrado la última nevada dejando al descubierto una capa helada. Nuestro gozo en un pozo.

  La mayoría decidimos poner crampones. Nacho y Oscar prefieren subir con esquís y cuchillas.

   Comenzamos a ganar altura por la larga y dura loma. El viento arrecia y algunas nubes comienzan a cubrir la cima. Otra vez nos persigue la “maldición” del Moncayo, una montaña cambiante y que a pesar de su modesta altitud no se puede tomar a la ligera en invierno.

   Vemos que todo el mundo asciende con crampones, y bajan igual. Ya prácticamente hemos descartado bajar esquiando. Una caída con la ladera helada sería muy peligrosa.

   A lo lejos observamos una larga fila de montañeros ascendiendo por la ruta “normal”, al otro lado del Circo de San Miguel. Verlos desde aquí acongoja un poco pues el sendero transita sobre unos cortados de altura más que respetable. No cabe duda de que la ruta de verano debe acometerse con mucha prudencia en invierno.

   Llegamos a la cima, que presenta el característico aspecto invernal. Todo lo que sobresale un poco y queda expuesto a los gélidos vientos termina cubierto de una gruesa capa de nieve helada. Casi una hora permaneceremos en la cumbre hasta que nos reagrupamos. Acabaremos tiritando medio congelados.

  El descenso lo realizamos del mismo modo, con crampones y piolet. Al llegar al bosque a Daniel y Angel les pueden las ganas de esquiar y se calzan las tablas para bajar los últimos metros. Al resto nos da pereza y continuamos hasta el coche con los esquís en la mochila.

   Para finalizar el día y celebrar la Navidad haremos una parada cerca de Borja para compartir la abundante comida y bebida que hemos traído. Una tertulia y unas risas frente a un café pondrá fin a la jornada antes de regresar a Zaragoza.

  • Desnivel + acumulado:  750 m
  • Horario total: 4 h.  
  • Distancia recorrida: 4,5 km.


El aparcamiento está a rebosar


Ascendiendo directos casi desde el mismo parking previo al Santuario


Al otro lado del cucharón vemos a varios grupos transitar por la ruta "normal" de verano. Prudencia en ese flanqueo en presencia de hielo


Nacho asciende con esquís. Victor va con crampones


Cerca de la cima. Todo está helado en contraste con el fondo del valle


Cima del Moncayo


Victor llegando, bien abrigado


Nacho, con esquís hasta la misma cima


Uf, qué frío hace cuando llevamos casi una hora en lo más alto


La nieve helada adquiere formas curiosas


Bajando con crampones. La ladera no estaba para bromas


Un alto para reagruparnos. Bajamos a un ritmo tranquilo


Llegando al bosque


Contemplando el paisaje




8 comentarios:

Mava dijo...

Hola David,

Buena ruta, directa "patapún parriba" a la cima. Mira que he ido veces al Moncayo pero esta me falta, por donde empezásteis a subir suelo ir para el Collado Castilla que es una ruta solitaria y de gran belleza; la tendré en cuenta para la próxima vez.

Buen día tuvisteis para ser esta montaña y esta época. Enhorabuena.

Un saludete.

David dijo...

Esta vez fuí yo el que seguí vuestros pies!! Je je! Se nos ocurrió empezar el año en el Moncayo, ahora, meteo infernal, y los esquis, los dejamos en casa!

Un saludo!
David

Eduardo dijo...

Como engaña esta jodida montaña, con sus poco más de dos mil metros, parece una chuminada, pero el tiempo en invierno es criminal, yo creo que en pocos lugares he visto un tiempo tal malo y cambiante. La ruta directa no la he realizado, a mi en iniverno me gusta subir por el cucharón, todo un clásico, saludos

David Naval dijo...

Hola Miguel Angel,
Esta ruta es perfecta para cuando se va justo de tiempo, en un plis plas te plantas en la cumbre. La que va por Collado Castilla también me gusta mucho y es buena opción para hacer una circular.

Hola David,
Si es que parece que estamos conectados telepáticamente, jaja. Hicisteis bien en dejar los esquís. Ya tengo ganas de hacer un Moncayo en esas condiciones tan poco frecuentes que todos buscamos: Abundante nieve, calidad primavera en la bajada, sol, poco viento....¿una quimera?

Hola Eduardo,
Es verdad. Quizás por eso el Moncayo nos hace volver una y otra vez, porque no lo pone fácil, y eso hace que cada vez sea un pequeño reto.

Saludos y gracias a los tres por la visita.

silvia dijo...

Pero qué ganas me has puesto de ir con estas fotazas que haces!!!
Lo tenemos pendiente desde años. Dos intentos y no se ha dejado...tiene mala leche ese monte a veces.
Feliz 2014 para los dos y salud y montaña que no falte.

David Naval dijo...

Hola Silvia,
Habrá que remediarlo pues. Si algún día venís y me pilláis por Zaragoza igual hasta os acompaño. Feliz 2014 para vosotros también. Espero que lleves mejor ese gripazo.

Pirene dijo...

Joer macho!! todavía no he leído una reseña del moncayo en invierno que sea por lo menos un poco alentadora. Y me pasa que cada vez le cojo más ganas, además nunca lo he intentado así que como me salga a la primera podría ser una mega-triunfada en toda regla... habrá que ir mirando la meteo...

David Naval dijo...

Hola Pirene.
Es lo que tiene esta montaña. Como no tiene nada elevado a su alrededor parece un imán para los vientos y las nubes. Subir es relativamente sencillo pero siempre hay que llevar ropa de abrigo e ir bien equipado en invierno por lo que te puedas encontrar.
Saludos

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.