LISTADO DE PICOS

martes, 26 de febrero de 2013

BTT circular al embalse de Las Torcas desde Tosos


Vuelta al embalse de Las Torcas en modalidad “bici-esquí”

La cabañera que recorre el altiplano hacia la carretera acumula un buen espesor de nieve

24 de febrero de 2013,

   Este domingo estoy en Zaragoza. Como dispongo de la mañana libre decido rebuscar en mi lista de “proyectos pendientes para BTT por los alrededores” y me decanto por la vuelta al embalse de las Torcas.

   Cargo la bici en el coche y me dirijo hacia Cariñena por la autovía de Teruel. A la altura de Longares veo que ha caído una nevada bastante maja. Todos los viñedos han amanecido tapizados con una capa blanca. El paisaje está de postal.

  En Cariñena abandono la autovía y me desvío hacia el Este por la carretera A-220 en dirección a Belchite. Como se han formado algunos ventisqueros han prohibido la circulación a los camiones por esta ruta. Con precaución recorro unos 8 km. hasta el desvío de Tosos. Un par de kilómetros adicionales en ligero descenso por la comarcal 102 me acercan hasta el pueblo, emplazado a orillas del río Huerva.

   Hace un tiempo muy desapacible. Está nevando, hay mala visibilidad y no hay un alma por las calles. Me da pereza salir en estas condiciones y decido esperar un rato en el coche. Cuando veo que amaina un poco me sacudo la pereza y decido abandonar el calor del coche. ¡Qué frío hace! Me abrigo con todas las capas que he traído, incluido el pasamontañas.

   Mi intención es dar la vuelta al embalse en sentido antihorario. Subiré por la margen orográfica izquierda del río Huerva y regresaré por la otra vertiente.

   Atravieso el silencioso y desierto pueblo. Me desvío por una pista asfaltada donde un cartel indica “Embalse de las Torcas, la Casaza”. Enseguida paso junto al desvío de la Casaza, un torreón medieval que dejaremos a nuestra izquierda y que podremos contemplar mientras ganamos altitud por la pista.

    Gran parte del recorrido discurre por pinares aunque también encontraremos numerosas encinas, almendros, vides y matorral en las partes altas. La ciclabilidad es bastante buena pues transitaremos casi todo el rato por pistas en buen estado.

    Cuando apenas he recorrido 3 km. llego a otro desvío. Por la izquierda se baja a la presa. Yo sigo por la derecha hacia arriba. Un cartel indica “El Santo, Aladrén”.

   Paso pronto junto a un Edificio de la Confederación Hidrográfica y después por una pronunciada curva que sirve de mirador ya que se asoma al embalse desde las alturas. A partir de ahora la pista se alejará del embalse y se internará en los montes zigzagueando y realizando numerosos sube-bajas. Circularemos bastantes kilómetros en torno a la cota 700 metros.

   Conforme avanzo el espesor de la nieve va aumentando. En las zonas más expuestas al viento encuentro grandes ventisqueros donde la bici se queda clavada. Continuamente tengo que estar desmontando y caminar empujando o con la bici al hombro. En ocasiones me hundo hasta la rodilla y me asaltan dudas de hasta donde llegaré.

    Cada vez progreso más lento y comienzo a sentir los pies calados. Para colmo está nevando con más intensidad. Cuando sopla alguna racha fuerte veo cruzar la nieve arrastrada formando pequeñas dunas y me da la impresión de estar aislado en plena estepa rusa.

  De vez en cuando veo marcas de pintura blanquiamarillas y algún cartel que indica “El Santo”, que es hacia donde me dirijo. Hay bastantes cruces. Afortunadamente llevo un track cargado en el GPS que me da confianza al saber que voy en la dirección correcta porque en el horizonte solo veo una gran sucesión de montes nevados pero ni rastro de civilización.

   Tras casi dos horas de pelear contra la nieve y el viento por fin llego a “El Santo” donde quedan las ruinas de lo que debió ser un gran monasterio románico. Dejo la bici y curioseo un poco por los vestigios, en absoluta soledad. Aun quedan algunos ábsides en pie, el arco de entrada y parte de los cerramientos.

   No pierdo mucho tiempo pues me queda todavía bastante camino y hace frío. En los próximos kilómetros encontraré bastante espesor de nieve con lo cual voy más rato empujando la bici que subido. Para colmo en algunos tramos de subida me encuentro con grandes placas de hielo ocultas bajo una reciente capa de nieve. Tengo que hacer malabarismos para no caer y salir despedido con la bici por algún barranco.

    Tras un repecho llego al arranque de una senda. Es el único tramo que no discurre por pistas. Poco más de un kilómetro de buen sendero, casi todo cuesta abajo, nos llevará hasta un puente que permite salvar el río Huerva y cambiar de margen. Curiosamente puedo hacer casi todo el tramo de senda subido en la bici, a pesar de la buena capa de nieve que hay. Bajo las encinas la nieve polvo se conserva bien y no hay hielo.

   Cruzo el puente y paso junto a las ruinas de un antiguo molino llamado “Molino del Zorro”. Habrá que remontar ahora por una larga pista hasta enlazar con una cabañera que nos sacará hasta la carretera de Herrera de los Navarros. De nuevo tendré que pelear con placas ocultas de hielo durante buena parte de la subida. Debo de ofrecer una visión un tanto cómica, resbalando continuamente y caminando casi de puntillas buscando el más pequeño apoyo o piedrecilla que sobresalga para sortear el hielo.

   Sobre la cota 900 m., el punto más alto de toda la excursión, enlazo con la cabañera y me desvío por ella para aproximarme a la carretera.

   Se nota que estoy a bastante altura, en un altiplano. Aquí el viento ha hecho estragos. Grandes acumulaciones de nieve han cubierto casi por completo la cabañera y tengo que cargar con la bici o caminar por los campos resguardado a sotavento.

   Finalmente alcanzo la carretera. El aire sopla con ganas y hay muchas placas de hielo y ventisqueros que cubren el asfalto.

   En lugar de regresar por pistas hacia Tosos pasando por la Foz decido seguir por la carretera. A la hora de comer tengo que estar en casa y ya he tenido bastante aventura por hoy.

   Todavía tendré que recorrer un buen trecho por la helada carretera donde el viento me zarandea y en ocasiones llega incluso a desplazarme lateralmente subido en la bici debido al poco rozamiento que ofrezco al pedalear sobre el hielo. Es una sensación muy extraña, voy pedaleando ligeramente cruzado, como si navegase en el mar evitando el efecto de la deriva.

   Afortunadamente la carretera comienza a descender y paulatinamente irá desapareciendo el hielo y el viento. Pasaré durante el descenso por el pueblo de Aguilón y  unos kilómetros después cogeré el desvío a la izquierda que me devuelve a Tosos.

  • Desnivel + acumulado: 1.074 m
  • Horario total: 4 h. 25 min. (un ritmo algo lento a causa de la nieve)
  • Distancia recorrida: 46,70 km.  
  • IBP Index: 102 MTB


Desde el mismo inicio encontraré nieve. Campos de almendros


Por la derecha subiré en dirección a "El Santo". Por la izda. se baja a la presa


La bici se queda atrapada continuamente en los ventisqueros y avanzo muy lento


Ruinas de "El Santo", antiguo monasterio cisterciense


Dejo atrás las ruinas de "El Santo" , a los pies del promontorio 


Vegetación esteparia en un paisaje inusualmente nevado


Tosos y sus curiosos monolitos rocosos, caprichos de la erosión


Track del recorrido en Google


Perfil de la ruta





11 comentarios:

JonyMao dijo...

¡Ole tus co...!
Debió ser una paliza y tuviste que pasar mucho frío, pero te ha quedado una salida (y un repor) preciosa.
Saludos

David Naval dijo...

Así es Jony, jejeje.... ya se sabe, sarna con gusto no pica.
La verdad que me lo pasé bien, volvería a repetir. Lo de cansarse y el frío es secundario cuando se disfruta de la actividad. Seguro que tu me entiendes.
Saludos!

Pachi Perez dijo...

Vaya aventura tu solo!!!

naske dijo...

Pillate una de estas...https://fbcdn-sphotos-g-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash3/549988_294129860708926_814371290_n.jpg

naske dijo...

https://www.facebook.com/FatbackBikes

David Naval dijo...

Ostras!, las Fatback, menudos bicharracos. Si viviera en los paises escandinavos seguro que tendría una de esas.

Pirene dijo...

Si es que este año hay que llevar polainas hasta para la bici! jejeje

Por duro que haya sido, vaya rato majo tú solico contemplando esos paisajes. Lo a gusto que debes haber disfrutado del calor de casa después!

Saludicos!

David Naval dijo...

La verdad que si Pirene, esos momentos se disfrutan mucho y uno se olvida de todos los problemas cotidianos por unas horas.
Y después llegar a casa, ducha caliente y la comida recién hecha...pues como un marajá, no me puedo quejar !!
Saludos!

Eduardo dijo...

Hola David, menudo día, la próxima vez llévate las cadenas, jaja. Buena actividad, que me apunto para realizar este mes que tengo un par de semanas de fiesta forzosa. Por cierto la vuelta para volver por la foz ¿esta señalizada?, saludos

David Naval dijo...

Hola Eduardo,
Vaya, unas ruedas de nieves no me hubieran sobrado, je, je.

Si quieres volver por la Foz te recomiendo que lleves este track, es el que yo utilicé y varié solo el tramo final pues yo volví por carretera y ellos volvieron por la Foz.

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3780821

Javi Gazapo dijo...

Que gozada, una maravilla.

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.