LISTADO DE PICOS

martes, 15 de abril de 2014

Collaradeta (2.729 m.)

Ascensión con esquís en ruta circular

Angel progresa por la canal que salva el zócalo rocoso. El "collar" que probablemente da nombre a estas cumbres

12 de abril de 2014,

   Hoy ascenderemos a la “hermana pequeña” de Collarada. Vistas desde el sur ambas cumbres presentan una fisonomía parecida. Collaradeta es más modesta en altitud (150 metros más baja), y el acceso a su cumbre por el norte presenta sin duda relieves mucho más amigables que su afamada vecina.

  Realizaremos una circular en sentido horario. Para salvar el característico zócalo rocoso sobre el que se alzan ambas cumbres ascenderemos por una canal que rompe la muralla por el lado oeste de Collaradeta. Bajaremos después por su vertiente este, por un collado que se abre entre Peña Nebera y Collaradeta.

   En compañía de Pachi, Angel, Isidro, Rafa y Luis subimos con dos coches hasta el Refugio del Cubilar de Espata (se necesita solicitar con antelación un permiso gratuito que concede el Ayuntamiento de Villanúa).

  Por un despiste aparcamos un par de curvas antes del Refugio (cota 1.630 m.). Como ya nos hemos calzado las botas decidimos subir con los esquís a la mochila el medio kilómetro que nos separa del Refugio del Cubilar (cota 1.690 m.)

   Junto al refugio nos calzamos los esquís. La nieve anda ya algo escasa pero todavía nos permite foquear sin problemas. Con rumbo Este progresamos por el fondo del barranco en dirección al Collado de Marañan o de la Espata.

   Pero no llegaremos al collado. Sobre la cota 1.880 m. nos desviamos por una barranquera que sube hacia el norte y que constituye una de las rutas de ascensión a Collarada.

   En la parte de arriba el paisaje cambia completamente. Nos encontraremos en un amplio anfiteatro, en algunos mapas denominado el “Cubilar de los Güeys”. Frente a nosotros se yergue la silueta de Collaradeta, alzándose por encima de las murallas que conforman el zócalo rocoso sobre el que reposan las cumbres de este calcáreo macizo.

   A la izquierda de la cumbre se vislumbra claramente una empinada canal de unos 150 metros de desnivel que rompe las murallas. Hacia allí nos dirigimos.

  La nieve está blanda, demasiado incluso, lo cual nos permite subir sin quitar esquís a pesar de presentar una pendiente fuerte en el tramo intermedio.

   Al salir de la canal, sobre la cota 2.400, encontraremos otro rellano. La cima de Collarada, que había permanecido oculta, se alza frente a nosotros bastante cercana.

   Cruzamos la planicie y ascendemos a un colladito llamado “Paso Abete” (cota 2.460 m.), que antecede al “Collado de Ip”, al cual no tendremos que llegar. Desde el Paso Abete giraremos a la derecha ascendiendo por una suave vaguada hasta ganar el Collado del Fraile (2.671 m.), en la vertiente norte de Collaradeta.

  Desde allí bastará con progresar por el fácil cordal hasta la cima de Collaradeta. Se pueden dejar los esquís un poco antes de la cima y ascender los últimos 20 rocosos metros a pie o bien hacer un corto flanqueo por el norte para llegar arriba sin descalzar esquís.

   Disfrutamos de las impresionantes vistas y hacemos las fotos de rigor. Amenaza lluvia y el cielo se pone negro por momentos, así que no perdemos mucho tiempo y comenzamos a descender de regreso al Collado del Fraile.

   Desde allí nos lanzamos ahora por nuestra derecha (Este) hacia el empinado collado que forman Collaradeta y la cercana Peña Nebera. Encadenando giros nos dirigimos a otra amplia canal que permite descender del zócalo rocoso de nuevo a la planicie.

   Esquiaremos con tendencia Este, en dirección al Sómola Bajo. La nieve está pesada y nos obliga a poner focas para remontar una pequeña loma pero con nieve rápida e intentando perder la menor altura no resulta necesario poner focas.

  Tenemos la cima del Sómola Bajo a tiro de piedra. Nos separan poco más de 100 metros de desnivel y estamos tentados de ascenderla.  Pero no hay “quorum” y decidimos dejarlo para otra ocasión.

  Disfrutaremos de un divertido descenso por el vallecito llamado “El Borreguil de Villanúa”, que baja directo hacia el Collado de Espata.

   Antes de llegar al collado nos tiramos hacia el fondo del barranco por donde foqueábamos hace unas horas, bajo las paredes de Punta Espata. Enseguida llegaremos al Refugio del Cubilar. Allí nos cargaremos los esquís a la mochila y en escasos minutos bajaremos por un atajo de regreso a los coches.

  • Desnivel + acumulado: 1.120 m
  • Horario total: 5 h. 40 min.  
  • Distancia recorrida: 12,3 km.



El fondo del barranco conservaba la nieve justa para foquear


Ya nos hemos desviado por la barranquera que sube hacia el "Cubilar de los Güeys"


A nuestra espalda quedan las paredes norte de "Punta Espata"


Al fondo del anfiteatro aparece nuestro objetivo, "Collaradeta". En la parte izda. se ve la canal por donde subiremos


Progresamos en dirección a la canal. Punta Espata y los Bacún van quedando atrás


La canal se empina en el tramo medio. La nieve está blanda y resbala


Poco a poco ascendemos trazando numerosas zetas


Llegando a la parte alta. A lo lejos se ve el Somola Bajo y nubes amenazantes


Saliendo de la canal


Vistas hacia la Pala d'os Rayos y Peña Retona por el Este


Peña Nebera se desploma abruptamente hacia el norte


Punta Escarra


Pala de Alcañiz y Peña Nebera


Luis llega a la cima de Collaradeta


Luis, Rafa y yo


Collarada y su característica cúpula cimera desafiando a las nubes


Tras descender esquiando nos aproximamos al Sómola Bajo para bajar por la ruta del Borreguil de Villanúa


Angel intenta esconjurar a las tormentas que se avecinan



Pachi descendiendo hacia el Collado de Marañán


Rafa contempla Collaradeta. Se aprecia incluso la canal por donde hemos ascendido hace un par de horas


Regresando al coche por un atajo






4 comentarios:

Pirene dijo...

¡que maja collaradeta! estuvimos con Bonito hará un par de años en verano y nos gustó un montón, no tiene nada que envidiarle a su hermana mayor.

¡Salud y monte mozé!

David Naval dijo...

Hola Pirene,
Y cuanto cambia ese paisaje en verano, es completamente diferente, casi irreconocible.
Lo que ahora es blanco en verano es gris y pardo, y lo que ahora es uniforme en verano es un laberinto de grietas y rocas.
Eso sí, por ese terreno kárstico se avanza más rápido con esquís.
Saludos !!

Eduardo dijo...

Veo que se mantiene de momento bastante nieve, tengo pensado ir el mes que viene por la zona, haber si de una vez por todas puedo ver la cueva helada de los Lecherines. Yo no he subido ninguna de las dos cimas, pero me han dicho que al Collarada desde Villanúa, es muy largo, un saludo

David Naval dijo...

Hola Eduardo.
A la cueva helada da gusto entrar incluso en pleno verano porque su nombre no es casual. En invierno tiene el atractivo de que a veces se forma una columna de hielo impresionante (yo no la he visto pero lo he oído).
Subir a Collarada desde Villanúa pueblo si que es una machada. Pero siempre se puede subir con el coche hasta la barrera, también en verano, y te quitas un buen trecho. Aun así, desde la barrera tienes al menos 1.700 de desnivel.
Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.