LISTADO DE PICOS

miércoles, 16 de abril de 2014

Bergua, Cillas, Basarán, Iglesieta de los Moros, ruta circular

Senderismo por el corazón del Sobrepuerto

Salimos del pueblo abandonado de Cillas. El silencio envuelve las ruinas habitadas hasta hace pocas décadas y provoca una extraña sensación

13 de abril de 2014,

   Hoy venimos de Sabiñánigo por la nueva carretera. Llegando a Fiscal está la entrada al camping “El Jabalí Blanco”. Allí mismo veremos también el desvío a “Bergua”.
   Subiremos casi siete kilómetros por una pista “asfaltada”, aunque el bitumen debió de conocer mejores tiempos, a juzgar por los baches. Aparcaremos junto a la pista, sin entrar al pueblo.
   Ya caminando atravesamos Bergua mientras contemplamos la torre de la iglesia, algunas casas habitadas y las chamineras que rematan los tejados. Seguramente nos llamarán la atención un par de sólidas y antiguas construcciones en forma de torre con funciones defensivas.
   Enlazaremos a la salida del pueblo con la umbría senda, tapizada de musgo, que nos baja hasta las pasarelas que permiten cruzar los barrancos de la Pera y de Otal, allí donde ambos caudales se funden en uno solo originando el Forcos (aunque en algunos mapas el propio barranco de Otal se conoce como Forcos)
  Cruzamos la primera pasarela y giramos a la izquierda en dirección a “Basarán”. Comenzamos a ascender y al poco encontramos otro desvío a la izquierda señalizado como “Camino Solan de Arrás”. Se trata de una senda recientemente acondicionada. Viendo la maleza y la cantidad de troncos aserrados imagino que el trabajo de desbrozado ha sido ímprobo.
   Caminaremos por el bosque un buen rato, ascendiendo suavemente y dejando el cauce del Barranco de la Pera cada vez más abajo, cuyo rumor se escuchará entre el ramaje durante gran parte del trayecto.
  Al sur, al otro lado del barranco y sobre un altozano se dibuja el caserío de la población de Sasa.
  Justo cuando el calor aprieta y el bosque se diluye dando paso al matorral llegaremos a un cruce donde encontraremos una pequeña covacha que podría servir de improvisado abrigo. Un poco más adelante vadeamos un pequeño y amansado barranco donde podremos remojarnos si tenemos calor.
  La senda asciende un poco más, faldeando entre boj y erizón. El paisaje se va humanizando, aparecen muretes de piedra. Salimos a un alto y nos topamos con unas ruinas. Paramos a descansar junto a un tapial a la sombra. 
   Continuamos hacia el norte y enseguida llegamos a Cillas. Los esqueletos de las construcciones devoradas por la vegetación y el silencio crean esa extraña atmósfera que se percibe en los pueblos abandonados.
   Al oeste vemos la cercana población de Cortillas, con alguna casa restaurada. Por detrás sobresale el Monte Oturia, con ralas y diluidas manchas de nieve en sus laderas. Por el noreste asoman las altas y níveas cimas del Macizo de Monte Perdido: Las Tres Serols y las Tres Marías o Zucas.
   Salimos por el antiguo camino de Cillas, jalonado por muretes semiderruidos. Caminamos luego por una pista forestal, a la sombra del pinar. Llegamos a un cruce y torcemos a la derecha (Este) para descender hacia Basarán.
   Cruzamos esta población, otra vez ruinas de piedra oscura y silencio, y nos desviamos por la senda que baja hacia el Barranco de Otal.
   Más adelante otro cruce nos ofrece la posibilidad de regresar a Bergua por la orilla derecha del barranco. Nosotros preferimos obviar ese desvío y continuamos en dirección a “Escartín” para regresar por el otro lado del barranco.
   Contemplamos unas pequeñas cascadas que forma un barranco secundario antes de desembocar en el más caudaloso barranco de Otal. Un estrechamiento donde la corriente se acelera encajonada nos permite cruzar de un salto. Otra opción es descalzarse y cruzar caminando aguas arriba, por donde el agua baja más mansa.
  Paramos a comer junto a la refrescante orilla.
  Continuamos el resto del camino por la margen orográfica izquierda, por una entretenida senda que se abre paso por las vestidas laderas. Atravesamos barranqueras donde se forman armoniosas cascadas. Vemos algún desvío señalizado que sube hacia Escartín y Otal, pero nosotros continuamos río abajo, en dirección a Bergua.
   Finalmente el barranco se abre y llegamos de nuevo a las pasarelas, cerrando así este gratificante recorrido circular.
   Es temprano. Elena decide quedarse descansando a la sombra junto a las transparentes aguas en el agradable entorno de las pasarelas mientras yo subo a visitar la Iglesieta de los Moros. El sendero está bien indicado y gana altura por la falda del monte. El cartel indica 40 minutos pero subo al trote y en 15 minutos ya estoy arriba.
  Durante la subida veo Bergua, en la loma opuesta, al otro lado del barranco de Forcos.
  La Iglesieta de los Moros es un antiguo eremitorio de origen medieval. Contemplo las deterioradas pinturas que adornan el exterior y entro al interior de la cueva. Se accede agachado por una diminuta puerta de tan solo medio metro de alto. No llevo linterna así que hago un par de fotos con flash y vuelvo a salir.
  Bajo otra vez al trote y enseguida me reúno con Elena. Cruzaremos de nuevo las pasarelas y regresaremos por el sendero que nos devuelve a Bergua. No conocíamos esta zona pero nos ha encantado. Una vez más el Sobrepuerto nos ha sorprendido

  • Desnivel + acumulado: 830 m
  • Horario total: 6,5 h.  
  • Distancia recorrida: 17,7 km.



El curioso crismón "invertido" de Bergua. La imagen apropiada se obtendría reflejada en una espejo. ¿Despiste del cantero?



Chamineras de Bergua


Una Carlina sobre el dintel de una puerta de Bergua. Símbolo protector


Entrando a Cillas, por su camino jalonado de muretes


Barranco de Otal. El perro que nos acompañó todo el trayecto salta tras pensárselo un rato


Barranco de Otal, aguas cristalinas


Bonita cascada con musgo regresando hacia Bergua


Barranco de Otal


Las pasarelas de Bergua vistas desde la margen izquierda del Bco. Otal  (o Forcos)


Iglesieta de los Moros. Pinturas geométricas y con motivos vegetales


                                      Prímula acaulis                                   Hepatica nobilis




4 comentarios:

Kari velez dijo...

Hola!! tu site está muy bueno, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de turismo, por mi parte te pediría un enlace hacia mi web de pasajes aereos y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu sitio web.
karivelezs@gmail.com

Eduardo dijo...

Tengo casi por estrenar el sobrepuerto, está ruta me ha gustado mucho, además ahora con estos calores, y siendo que discurre en parte por bosque, viene muy bien para hacerla ahora o más adelante, un saludo

J. M. N. dijo...

Vuelta maja y estrenando caminos... aún te quedan sitios para visitar en ese paraje. A ver si quedamos un día y te enseño alguno ahora que se está yendo la nieve...
Saludos majos

David Naval dijo...

Hola Eduardo,
Estas rutas del Sobrepuerto es mejor hacerlas antes de que lleguen los calores grandes. Si vas con calor, en el tramo del Solan de Arrás da bien el sol, conviene madrugar. Luego al llegar al barranco siempre se puede dar uno un chapuzón en alguna poza.

Hola JM,
Pues habrá que hacer más visitas, te tomo la palabra, je, je.

Saludos!!

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.