LISTADO DE PICOS

miércoles, 4 de julio de 2012

Dolomitas: Col di Lana (2.462 m.) y circular al Settsass desde Passo Valparole


27 de junio de 2012,

   Hoy teníamos prevista una ruta circular con buenas vistas, sobre todo en la segunda mitad del recorrido, como así ha sido. Pero en la parte final he alargado la excursión ascendiendo al renombrado Col di Lana, escenario de cruentas batallas durante la Primera Guerra Mundial. Me ha parecido una ascensión muy recomendable, interesante sobre todo para los amantes de la Historia Bélica.

   Esta ruta, por tanto, puede realizarse completa como yo la hice,  o solamente la circular obviando la subida al Col di Lana, como hizo Elena, o también subir al Col di Lana directamente desde Valparola en sentido contrario, sin completar la circular. Cualquiera de las modalidades elegidas desde luego merece la pena. Todo dependerá de nuestras fuerzas o ganas de caminar.

   Aparcamos en el Passo Valparola (2.192 m.), muy cerca del Passo Falzarego. Allí mismo hay un Museo de Guerra que estaba cerrado cuando nosotros estuvimos.

   Comenzamos a caminar junto al edificio del Museo descendiendo un poco, en dirección a un pequeño lago. Tras bordearlo la senda comienza a ascender en dirección NW para pasar a la vertiente norte del pequeño  macizo formado por el monte Settsass.

   Una vez hemos cambiado de vertiente, con buenas vistas sobre el Valle de San Cassiano y del Macizo Sasso della Croce, comenzamos a caminar por una senda muy rocosa, con algunos pequeños escalones.

   Pasamos junto a unas ruinas y veo unas cruces en  un alto, junto a la senda. Me desvío ligeramente para visitarlas. Imagino que son cruces por soldados caídos en esa zona.

  Caminamos despacio ya que el sendero es un poco tortuoso, al avanzar por el roquedo.

   Cuando ya llevamos unos 40 minutos caminando, el sendero comienza a descender y se interna por un tramo de bosque de pinos, para salir poco después a un prado donde el camino de nuevo comienza a subir.

   Sobre la cota 2.247 m. pasamos junto a un desvío que indica a la izquierda la subida al Monte Settsass, que obviaremos, y a la derecha “Pralongia”, siendo esta la dirección que seguiremos de momento.

   Alcanzamos un collado y cambiamos ahora a dirección SW. Se abren ante nosotros muy buenas vistas del Macizo de Sella, el de Puez Odle, la Marmolada y todos los verdes valles circundantes. Nos paramos un rato a disfrutar del espectáculo.

   Continuamos caminando, primero ascendiendo un poco y después bajando hacia una zona de prados donde encontramos un cartel indicador con la leyenda “Sief”, que marca rumbo SE. Seguimos esa dirección.

   El sendero comienza a subir de nuevo, pasamos una zona que es un auténtico caos de rocas, aunque siempre encontramos marcas rojas y blancas que indican el camino a seguir. Vamos bordeando los paredones oeste del Settsass, con algún sube-baja hasta alcanzar un collado herboso donde hay una caseta (cota 2.286 m.) y una Cruz sobre una loma.

  Justo detrás de la Cruz veo las cercanas cimas del Monte Sief y el Col di Lana. Hace buena temperatura y vamos sobrados de tiempo, así que mientras Elena se queda descansando yo me desvío para visitar estas montañas.

  Camino rápido. Toda la ladera de subida está plagada de trincheras en forma de ziz-zag. Alcanzo la cima del Monte Sief (2.425 m.), donde descanso unos minutos. Al final de la agreste cresta veo el más alto Col di Lana, que parece lejano, pero decido ir hacia allí.

   Para pasar de una a otra cima el camino está equipado con sirga pasamanos y grapas en algunos tramos. Primero hay que descender al fondo de una brecha que no es otra cosa que el resultado de una enorme explosión provocada por una gigantesca mina durante la Gran Guerra. Literalmente hicieron volar parte de la cima del Sief.

   Bajo al fondo de la brecha y luego vuelvo a subir por el otro lado, ayudado por algún tramo de sirga y algún escalón, aunque sin dificultad alguna.

   Después continúo por el sendero marcado y paso junto a algunos huecos que parecen intentos de construir otras minas o refugios. Después paso por unos puestos de vigilancia y de tiro a modo de trincheras reforzadas con troncos de madera, en la parte donde la pendiente es más pronunciada. Finalmente subiré al Col di Lana (2.462 m.) siguiendo la senda reforzada con escalones de madera, para hacer la ascensión más fácil.

   Durante la subida me encuentro con una ¡víbora! que estoy a punto de pisar. Había leído que en esta zona eran habituales, pero no imaginaba que me encontraría una.

   Junto a la cima del Col di Lana se encuentra una pequeña iglesia de madera. Las vistas desde lo alto son impresionantes, tanto de los macizos montañosos aledaños como de los profundos valles y todos sus pueblos. Realmente esta atalaya es un punto estratégico.

   Sin demorarme mucho desando todo el camino y me reúno con Elena. Continuamos ahora el recorrido que nos queda para completar la circular. Todavía tendremos que descender un poco para luego volver a subir. Nos queda una última sorpresa: el último trecho antes de regresar al coche discurre por el interior de  profundas trincheras. Unas están construidas con piedra y otras con troncos.

  Llegamos al coche realmente contentos, ya que el tiempo ha acompañado y las vistas han sido excepcionales.

  • Desnivel + acumulado: 997 m.  
  • Horario total: 5,5 h. 
  • Distancia recorrida:16,5 km. 
  • Zona: Dolomiti d’Ampezzo- Le Tofane



Antes de cambiar de vertiente, un vistazo atrás, hacia el punto de inicio de la excursión


Al otro lado nos esperan bonitas vistas del Valle de San Cassiano y el Sasso della Crocce


Sasso della Crocce


Elena contempla el omnipresente Macizo de Sella, visible desde gran parte de los Dolomitas


También paramos para contemplar la Marmolada, que aparece más al sur


El Sief, Col di Lana y, más alejado, el Civetta


Progresamos pegados a las paredes del Settsass, mientras vamos completando la circular


Vacas rumiando con las siluetas del Civetta y el Pelmo en la lejanía


Desde la cima del Sief veo el Col di Lana. Seguiré la cresta hasta hacer cumbre


Las vistas hacia el Passo Giau tampoco desmerecen


Las fotos no hacen justicia, pero el panorama de verdes valles, pueblos y cumbres es espectacular


Trincheras cerca de Col di Lana


Iglesia junto a la cumbre del Col di Lana

Me bajo al Collado donde me espera Elena


Dos pequeñas marmotas. Hay muchas por todos los Dolomitas


Un tramo con sirga pasamanos cerca del final


El último tramo discurre por trincheras


Track del recorrido en google

+Fotos                  Track

2 comentarios:

llardana dijo...

Que bonitos son los Dolomitas. Vaya vacaciones os estáis pegando. Salu2
Victor

David Naval dijo...

Hola Victor. Así es, tu también los conoces, pero no nos dio tiempo a visitar el Macizo de Brenta ya que nos quedaba lejos.
Las vacaciones ya se acabaron. Esta semana ya estoy trabajando.
Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.