LISTADO DE PICOS

miércoles, 2 de agosto de 2017

ALPES Punta Gnifetti o Signalkuppe (4.554 m.) con noche en Refugio Capanna Margherita

Poca visbilidad y grandes grietas. Terreno para andar con cuidado


 Sábado, 1 de julio de 2017,
    Pasar una noche en el Refugio Margherita, el más alto de Europa, ya es toda una experiencia. Se encuentra en la cumbre del Pico Signalkuppe, también llamada Punta Gnifetti, de 4.554 metros, en pleno Macizo del Monte Rosa.
 Conviene haber aclimatado antes en altura pues cuanto mejor sea nuestra adaptación mejor noche pasaremos. Yo personalmente noté pocos efectos y dormí bastante bien, aunque me tomé un Paracetamol antes de acostarme y me hidraté bien.
  El plan original era subir el primer día al Refugio y al día siguiente hacer varios cuatromiles cercanos durante el descenso, pero la realidad meteorológica fue muy diferente a la prevista (los dichosos cambios repentinos de tiempo en Alpes), y bastante tuvimos con lograr "huir" del Refugio sin perdernos en el glaciar.
  Desde la localidad de Staffal (Val di Gressoney) cogemos el Teleférico que sube hasta Punta Indren (3.254 m.) Realmente se cogen 3 cabinas, primero el telecabina "Gabiet", allí se enlaza con el de "Passo Salati" y finalmente hacemos el último trasbordo al Teleférico de Punta Indren, para lo cual tendremos que caminar 6 o 7 minutos por una pista de servicio.
  Al salir del Teleférico de Punta Indren vemos frente a nosotros el pequeño glaciar de Indren, que atravesaremos en ligero ascenso flanqueando hacia la izquierda (NW). En verano, si hay buena huella y si la nieve no está dura, no necesitaremos crampones ya que en diez minutos nos los tendremos que quitar para subir por una arista de roca (pero ante la duda mejor ponerlos).
  Tras cruzar el tramo con nieve el sendero comienza a ascender junto a la pared de roca. Sobre los 3.400 metros veremos que la senda se bifurca. Siguiendo rectos llegaríamos al cercano Refugio de Mantova, y si giramos a la derecha y comenzamos a ascender por la ladera de roca, equipada en algún punto con maromas y escalones, llegaremos directos al Refugio Gnifetti, que está un poco más alto que el anterior, y es lo que nosotros hacemos.
  Tras la sencilla trepada alcanzamos la parte alta del espolón de roca y vemos frente a nosotros el Refugio Gnifetti (3.647 m.), enclavado sobre un promontorio rocoso a los pies del imponente Glaciar de Lys.
  Nos calzamos crampones y seguimos la marcada huella que en dirección Norte sube hacia el Refugio. Muchos montañeros pasan aquí la primera noche pero nosotros solo disponemos de un día y subiremos directos al Margharita, así que ni siquiera llegamos al edificio, lo dejamos a nuestra izquierda y seguimos nuestro camino hacia arriba por el Glaciar del Lys.
  Pronto encontramos las primeras grietas, así que nos encordamos y seguimos hacia arriba.
  El tiempo se estropea conforme ascendemos y la visibilidad se va reduciendo, incluso comienzan a caer copos. Como hay buena huella y llevamos GPS continuamos caminando. Vemos algunas cordadas que comienzan a dudar y los que bajan vienen con la ropa cubierta de escarcha.
  Por nuestra derecha de vez en cuando se intuyen entre las nubes las cumbres que queríamos hacer mañana (Piramide Vicent, Balmenhorn, Corno Nero, Ludwigshöhe, Parrotspitze, Zumsteinspitze...)
  La huella hace ziz-zags para evitar las grietas. Progresamos sin prisa y con cautela pues ya estamos a 4.000 metros y el organismo lo nota.
  El recorrido es largo. Sumidos en la niebla alcanzamos el Collado de Lys (4.246 m.) Allí se gira ligeramente hacia el Este y se pierde algo de altura.
  La meteo sigue igual, al menos no hace mucho frío y nos conformamos con que no empeore. Cuando ya estamos a mas de 4.400 metros vemos que la huella comienza a girar a la derecha lo que significa que ya estamos junto a la rampa final que lleva al Refugio Capanna Regina Margherita (4.554 m.)
  El edificio se encuentra en lo alto del pico, los últimos metros son empinados y la nieve está helada, así que subimos con precaución clavando bien los crampones. El cansancio nos podría jugar una mala pasada.
  Por fin llegamos al confortable Refugio. Nos ha costado 5 horas y 15 minutos desde el Teleférico. Ahora toca hidratarse (muy recomendable en altura), cenar, ver la puesta de sol y dormir lo mejor que podamos.
  A la mañana siguiente nos despertamos con fuerte viento y visibilidad nula (el parte daba un "bello día soleado"... ja!). Desayunamos sin prisa, como el resto de los montañeros. Todos esperamos que despeje, cosa que no sucederá.
  Poco a poco se van marchando los guías con sus clientes, encordados y bien abrigados. Nos quedamos los últimos con una pareja que parecen dudar. Los dos jóvenes deciden irse, pero a los pocos minutos vuelven, no se atreven a bajar sin ver nada. Como llevamos GPS parecen fiarse de nosotros y vendrán detrás nuestra durante todo el descenso.
  Renunciamos a ascender a las cimas previstas, y con mucho cuidado iremos desandando el camino de ayer por el glaciar (la huella ha desaparecido en algunos puntos por el viento). 
  Daniel cierra una cordada triple con Yaiza y José y no le quita la vista al GPS mientras va "guiando" a gritos a José, que abre la comitiva (derecha!!, recto!!, la otra derecha!!!...)
  Conforme perdemos altura la huella se hará más evidente. Al final saldremos de las nubes ya muy cerca del Refugio Gnifetti. Allí nos recibe el sol que nos acompañará el resto del camino hasta el Teleférico de vuelta al valle.
  Y aquí termina nuestra estancia en los Alpes Italianos, esta noche dormiremos en Chamonix, José volverá a Zaragoza y el resto comenzamos nuestra aventura por la parte francesa...el Mont-Blanc nos espera.


Salimos del Teleférico Punta Indren y nos dirigimos al glaciar


Se trata de un tramo corto que cruzamos en diagonal


Enseguida llegamos a la roca


EL sendero asciende por la ladera rocosa


Algunas maromas en el tramo que sube directo hacia el Refugio Gnifetti




Alcanzamos la parte superior del espolón rocoso y ya vemos al fondo el Refugio Gnifetti, sobre un promontorio


Entramos en el Glaciar de Lys




A la izquierda queda el Refugio Gnifetti




Las grietas aparecen y progresamos encordados


La visibilidad empeora conforme ascendemos


Entre la niebla se adivinan grietas y seracs


Llegamos al Refugio Margherita (4.554 m.)


Yaiza, Daniel y José vienen detrás


Yaiza contenta de llegar al ansiado Refugio, en la cima del Signalkuppe


Atardecer desde el Refugio


Vistas hacia el Dufourspitze


Los Lyskamm por el oeste y a lo lejos asoma la cima del Cervino


Al día siguiente bajamos entre la niebla y por fin salimos de la misma cerca del Refugio Gnifetti


Bajando


Rafa


Último vistazo atrás




Saliendo del glaciar


De nuevo en el tramo rocoso


Volvemos al Teleférico. Esta noche dormiremos en Chamonix



Mapa con el recorrido en color naranja

5 comentarios:

Mariano Antonio Javierre Lacasta dijo...

¡Hola David!
La nieve a 4500 metros y en un lugar ventilado como Punta Gnifetti suele estar siempre dura a no ser que esté recién caída y es una delicia para caminarla, no te clavas, no se hacen zuecos...
También nosotros llegamos con nieblas después de una mañana extraordinaria en la que hicimos Cadtor, Felick y Liskam. Al día siguiente salió despejado y venteado y tuvimos otro buen día.
En Monte Rosa, hemos estado en 92 y 95, tuvimos buen tiempo en generaln Nos ha nevado sin importancia y salvo el mediodía del 92 en el que tuvimos que abandonar el proyecto para pasar la noche en Quintino Sella por las nieblas en el resto pudimos realizar la actividad programada.
En la única foto que sacas desde Punta Gnifetti aparece en primer plano Punta Zunstein, detras Punta Dufour y a la derecha Nordend. Desde Zunstein, que se sube con la gorra, se disfruta de una espectacular y rocosa estampa de Dufour, pero cuando la meteo no acompaña, bien venido sea el GPS.
¡Que vaya bueno!

David Naval dijo...

Hola Mariano!
Pues si que tuvisteis suerte. El Liskam se veía bien afilado, debe ser expuesto. Nos dio algo de rabia no poder hacer ninguna cima del entorno, además estaban a tiro de piedra. Pero bueno, lo del tiempo es como la lotería.
Saludos!

Abuelo dijo...

Peña, me hubiera gustado ver lo que queda. Ya me quedé hace muchos años en el intento

Abuelo dijo...

Una pena quería decir

David Naval dijo...

Hola Abuelo. Nosotros visto lo visto, nos conformamos con haber podido dormir en el Refugio, aunque poco pudimos ver con las nubes.
Saludos.

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.