LISTADO DE PICOS

viernes, 26 de abril de 2013

Aspe (2.645 m.)


Ascensión con esquís por la vertiente sur (Valle de Aísa)

Los paredones de la Llena de la Garganta y el Bisaurín al fondo vistos desde la cima del Aspe


21 de abril de 2013,      

   Este domingo hemos marcado como objetivo el Pico Aspe con esquís. Es una cima que con buena nieve ofrece un gran descenso.

   Me reúno en Jaca con Daniel, Juan, David, Bea y Javi. Hace ya más de una hora que han salido Rafa y Luis, prefieren subir con tranquilidad pues Luis está en fase de aprendizaje y le gusta practicar con calma.

  En dos coches subimos por la estrecha carretera local hasta Aísa. Tras cruzar el pueblo nos desviaremos a la derecha por la pista asfaltada de unos 9 km. que sube hacia los refugios de Saleras y Rigüelo. Llegaremos a una valla metálica que impide el paso de vehículos. Encontraremos suficiente espacio para aparcar los coches con comodidad en los arcenes.

   Son casi las 10 de la mañana cuando comenzamos a caminar desde la verja (cota 1.480 m.). Da la impresión de que tendremos que portear un buen rato pues la nieve se ve alta.

   Subimos un primer y corto trecho de pista empinada y pronto salimos al valle superior donde ya gozamos de buenas vistas sobre las cumbres nevadas. A la izquierda, apenas se ve desde el camino, hay un refugio de pastores. Enseguida abandonamos por la derecha la pista y bajamos a  cruzar el arroyo, que baja caudaloso por el deshielo. Al otro lado la senda comienza a ascender entre pastizales y matorrales. Algunas manchas de nieve residuales se resisten a desaparecer.

  Obviaremos un desvío hacia la derecha que se dirige hacia el Paso de la Garganta de Aísa y los Mallos de Lecherín. Nuestro sendero está bien marcado y sube hacia el norte directamente hacia el denominado “Embudo”, un estrechamiento que permite salvar unos farallones para subir después por una empinada ladera en dirección a la brecha del Aspe.

   Vemos por delante a varios montañeros que suben con crampones. Es normal encontrar las laderas del embudo con nieve dura. Por seguridad paramos a la entrada del Embudo (cota 1.900 m.) y nos calzamos también los crampones.

  Subimos despacio ya que el sol comienza a calentar fuerte. La nieve esta transformando deprisa y vemos que incluso podríamos haber subido con esquís, pero no nos importa, mejor ser precavidos que llevarse algún susto.

  Hay que salvar un buen desnivel antes de salir al rellano superior. La temperatura aumenta rápidamente, así que aquello pronto se asemeja más a una sartén caliente que a un embudo.

  Tras una buena sudada llegamos a la parte alta donde la pendiente cede. Se agradece la brisa fresca tras la asfixiante subida. Nos calzamos por fin los esquís y continuamos por una vaguada de suaves relieves que se dirige hacia la Brecha de Aspe. Las impresionantes paredes de la Llena de la Garganta comienzan a emerger a nuestra izquierda conforme ganamos altitud.

  En apenas 20 minutos nos plantamos en el collado de la Brecha de Aspe. Vemos que todos los que nos preceden están subiendo con crampones la pala que conduce a la Brecha Superior. Los que bajan esquiando hacen el característico ruido de “nieve dura”, provocado por los cantos al derrapar. Un esquiador se cae y le vemos deslizar un montón de metros hasta que se detiene. Enseguida nos convencemos de que tenemos que volver a poner crampones.

  En la brecha hemos alcanzado a Rafa y Luis, a quienes les acompaña su amigo Carlos. Yo me adelanto con ellos un poco y los cuatro coronamos la cima sobre la una y cuarto de la tarde.

   El día es magnífico. No sopla viento, está despejado y hace calor. Ello invita a permanecer un buen rato en la cumbre disfrutando de las fantásticas vistas.

  Poco a poco nos reagruparemos en la cima. Otra vez nos hemos quedado solos, todo el mundo ha emprendido el regreso. Desde la cima vemos a dos esquiadores que pretenden bajar esquiando hacia Candanchú desde la brecha superior. Está muy empinado y bastante duro. Tras dudar un buen rato deciden desistir. Probablemente hayan hecho bien pues una caída en esa nieve sin transformar hubiera sido muy peligrosa.

   Bajamos con crampones hasta la brecha superior. Nos calzamos las tablas y comenzamos a esquiar. La nieve ha estado recibiendo el sol desde hace rato y se encuentra en unas condiciones excepcionales, ya no está dura como en la subida. De nuevo gozaremos de un descenso inolvidable pues la zona del embudo presenta una perfecta nieve primavera. Encadenamos giros y giros a placer, hasta hartarnos. Parecemos buenos.

  Prolongaremos el descenso con esquís hasta muy cerca del río, buscando lenguas de nieve al oeste de la senda de subida, pues allí  quedan restos de nieve que han visto menos el sol.

   De nuevo cargamos los esquís a la mochila y porteamos la media hora escasa que nos separa de los coches. Finalizaremos la jornada de tertulia al sol compartiendo comida y unas cervezas frías de la nevera de Daniel, como ya es tradición. Todos estamos de acuerdo en que hacer cumbre en esta emblemática montaña, a pesar del largo porteo, merece la pena por su magnífico descenso Volveríamos a repetir sin dudarlo.


  • Desnivel + acumulado: 1.173 m
  • Horario total: 5,5 h. 
  • Distancia recorrida: 9,7 km

Cruzando el río que baja caudaloso por el deshielo


Porteando hacia el "embudo". Pico Lecherín, Mallos y Rigüelo al fondo


Ascendiendo por el "embudo", el sol pega fuerte


Foqueando por terreno más suave hacia la Brecha de Aspe


Los que nos preceden suben con crampones la pala hacia la Brecha Superior


Bea, Daniel y Rafa. Unas fotos mientras la nieve va transformando


Llena de la Garganta. Bonita estampa a nuestra espalda mientras subimos al Aspe


Luis y Rafa en la rampa final


Hacia el Este el Sombrero, Lecherín y Mallos en primer plano. Collarada y Circo de Ip en segundo plano


Cima


Bea y su amado Midi al fondo. David no repara en crema, ya tuvo bastante sol ayer


Llena de la Garganta. Buenas cornisas adornan su cima


Disfrutando del descenso


Apuramos lenguas de nieve hasta cerca del río


Ya solo nos falta un corto porteo hasta los coches


Track del recorrido



4 comentarios:

Pirene dijo...

Y venga caidassss!!! a ver si en una de estas va a ser alguno de vosotros, cuidadín haced el favor. ¡ein!

Que envidieta (muy poco sana) me dais oyes, yo le sigo teniendo miedito a la nieve pirenaica así que con esquís no se me verá, pero volver a retomar las invernales en el piri y olvidarme un poco de Guara.... ¡ya tengo ganas ya!.

Ale pues! salud y monte que no falte!

David Naval dijo...

Hola Pirene,
La verdad que vamos con todo el cuidado que podemos, intentamos no meternos en berenjenales que nos vengan grandes.
Ya veo que estás últimamente atrincherada en la Sierra de Guara, je, je.
El Pirineo está muy chulo, verde en los valles y la cota de nieve va subiendo día a día. En caras sur no te la encuentras hasta 1.800 m. por lo menos. Lo malo que este fin de semana la predicción no es muy buena :-(
Saludos!!

David dijo...

bueno, vaya marcha lleváis! No paráis de apuntaros cimas clásicas y buenas esquiadas!

A ver si coincidimos un dia por el monte!

David Naval dijo...

A ver David si nos vemos por ahí, seguro que sí, pero me parece que tu estás en una liga superior por las machacadas que haces!

Por cierto que el día de San Jorge estuvimos haciendo una travesía desde la Sarra pasando por Tebarray y finalizando en el Balneario de Panticosa por esos parajes que recorriste tu hace poco. Qué bonitos son esos valles escondidos en las cuencas altas de Pondiellos y Tebarray !!

Saludos y gracias por tu visita.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.