LISTADO DE PICOS

martes, 10 de abril de 2012

Caillabet de Rébec (2.209 m.), circular desde el Portalet


Circular con esquís desde el Portalet por Col d’Anéou, ascensión al Caillabet y regreso por Col de l’Iou

7 de abril de 2012,

   El jueves y viernes de Semana Santa estuvo lloviendo y nevando en el Valle de Tena. El viernes cayó una copiosa nevada a cotas bastante bajas. El sábado dan una tregua y decidimos aprovechar este regalo blanco caído del cielo para regresar al Portalet a realizar una bonita circular por tierras francesas. Hemos quedado con Daniel Mur.

   Cruzamos la frontera y bajamos un par de kilómetros hasta el habitualmente saturado parking donde se suelen iniciar los recorridos por el Circo de Anéou. Son cerca de las 10 de la mañana y solo hay un coche, algo inaudito. Todo el Circo está tapizado con una fresca y resplandeciente capa de blanca nieve.

   Comenzamos a foquear, hay nubes bajas que dificultan la visibilidad. Delante de nosotros caminan un par de raquetistas. Los adelantamos y nos encontramos con algo poco habitual en esta zona tan frecuentada: toda la subida hacia Canal Roya, las planicies y laderas del Circo de Anèou se nos muestran sin ninguna huella. Qué delicia foquear abriendo huella, inventando el camino, se nos antoja nuevo aunque lo hayamos recorrido tantas veces.

   Hemos decidido hacer una circular larga, realizando varias transiciones. Subimos la primera parte por la ruta normal hacia Canal Roya pero al aproximarnos al Pico de la Gradillère nos desviamos hacia nuestra derecha (NW) para remontar hacia el Col d’Anéou, que se abre entre los Picos Arazures y Gradillère. Pero antes de acometer la subida directa al collado tendremos que bajar a una planicie surcada por un riachuelo que dibuja meandros.

   Bajando a los llanos se le rompe un bastón a Daniel. Tendrá que palear un buen rato en la nieve, que está hueca por debajo, hasta dar con la pieza perdida. Después de excavar una auténtica trinchera rastreando sobre su huella localiza el tramo de bastón roto, hace un apaño y continuamos nuestro recorrido.

   Llegamos al Col d’Anéou (2.083 m.), todavía envueltos en la niebla que nos ha acompañado intermitentemente durante la ascensión. De hecho, a causa de la mala visibilidad habíamos subido demasiado y tendremos que bajar unos metros hasta el collado propiamente dicho. Al otro lado se abre el valle de Baight de Houer donde está despejado y brilla un espléndido sol. Ya vemos a lo lejos, al otro lado del valle, la rocosa cima bicéfala del Caillabet, hacia donde nos dirigimos.

   Quitamos pieles y bajamos esquiando hacia el fondo del valle. Una vez abajo volvemos a poner las focas y subimos por un vallecito colgado, al sur del Pène du Lapassa. Rebasamos este peñasco, dejamos a la derecha un collado por donde luego bajaremos esquiando y continuamos hacia arriba. Nos aproximamos a la base del Pico Caillabet y lo bordeamos ligeramente para buscar una canal al SW por donde presenta su acceso más sencillo. La cima más alta es la de la izquierda y es donde subiremos.

   Nos quitamos los esquís al inicio de la canal y subimos por la nieve, sin crampones. Carlos nos abre huella. Toda la nieve es reciente y nos hundimos hasta la ingle, por no decir las “partes nobles”. Pronto alcanzamos un tramo de roca donde tendremos que hacer algunas contorsiones para encaramarnos a la cima. La cima es muy pequeña y tiene unas lajas de roca que caen como un tobogán hacia el abismo. Hay que tener cuidado si encontramos hielo. Las vistas son fenomenales y podemos contemplar el Pico de los Monjes, los Picos de Ayous, El Midi y todas las cumbres fronterizas de la zona de Astún-Anéou.

  Bajamos de la cima destrepando con cuidado y recogemos los esquís. Bajamos esquiando sobre nuestra huella de subida pero enseguida nos desviamos por un paso hacia el norte que se abre entre los Picos Caillabet y Pène du Lapassa.  Descenderemos por unas buenas palas en dirección a la Cabaña de la Glére,  a los pies del Pico Paradis.

  Alcanzada la cabaña hacemos una parada y comemos al sol. Ya llevamos varias horas y seguimos sin ver a nadie. Mientras comemos observamos nuestras huellas de bajada. Las de Carlos y  la mía dibujan “eses” paralelas. La de Daniel, que va con esquís cortos, pasa recta entre las otras dos cosiéndolas. El dibujo en la nieve asemeja una gigantesca cremallera.

   Después de comer, con cierta pereza, volvemos a poner las focas ya que nos queda un último y largo ascenso de casi 500 m. de desnivel hasta el collado de L’Iou. Cruzamos el barranco y vamos buscando lenguas de nieve, que por esta parte ya escasea. Pronto alcanzamos un bonito y solitario bosque de pinos negros en un valle colgado al sur de las grandes paredes de la Pène de Peyreget (no confundir con su hermano mayor el Pic de Peyreget).

   Los últimos metros se hacen duros pero cuando ya vislumbrados el collado decidimos hacer un pequeño esfuerzo extra y subimos hasta la pequeña cima al sur del Col de L’Iou. Allí hacemos una última parada y efectuamos la última transición, quitando pieles y preparándonos para el descenso hasta el coche. Miramos hacia atrás y vemos casi íntegro el recorrido que hemos hecho. En la lejanía se aprecian nuestras solitarias huellas, efímeras marcas que atestiguan nuestro paso.

   El descenso hasta el coche es más bien penoso. Las tablas apenas deslizan, afloran piedras por doquier al no existir base previa de nieve y nos encontramos un barranco que tendremos que descender y ascender a pie para salvar el curso de agua. Al final, practicando un poco de esquí supervivencia llegamos al coche justo cuando el cielo se cubre y comienza a nevar de nuevo, menuda suerte.

   En resumen, es una ruta que discurre por bonitos parajes, algunos de ellos bastante solitarios. Con nieve de buena calidad seguro que todavía se disfruta más. Un buen recorrido para los meses de invierno pues en primavera es difícil encontrar nieve continua y con base previa en cotas tan bajas.

  • Desnivel + acumulado: 1.305 m
  • Horario total: 7 h. 42 min.  
  • Distancia recorrida: 16 km.



Daniel. Entre la niebla se recorta el Pène de la Glére


Carlos y Daniel, antes de bajar a la planicie previa al ascenso hacia el Col d'Anéou


Daniel, dejando atrás el puntiagudo Pène de la Glère


Por la planicie previa al collado


Desde el Col d'Anéou vemos el recorrido que seguiremos hacia el Caillabet


Bajamos hacia el collado para salvar unas cornisas


Subiendo hacia el Caillabet


Carlos se aproxima a la canal SW para ascender a la cima


Subiendo la canal


Daniel, en el tramo más rocoso


Cima del Caillabet


Destrepando


Bajando hacia la cabaña de la Glére


Recorrido aproximado para subir hacia el Col de l'Iou


Llegando a la cabaña de la Glére


Mirando atrás, el recorrido de bajada desde el Caillabet


Daniel con  los Picos Paradis y Casterau al fondo


Track del recorrido en Google

+Fotos  
  Track



Otras excursiones INVERNALES por la misma zona:
Otras excursiones y actividades ESTIVALES por la misma zona:


2 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola David, que lastima que la nieve haya caído tan tarde. Una buena circular como siempre y unas fotos espectaculares, saludos

David Naval dijo...

Gracias Eduardo. Para terminar la temporada con esquís me temo que habrá que ir pensando ya en las Maladetas. Saludos.

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.