LISTADO DE PICOS

miércoles, 26 de marzo de 2014

Las Hoces del Río Piedra

Circular por las Hoces del Río Piedra desde Aldehuela de Liestos


Caminaremos entre paredes calizas sobrevoladas por buitres leonados


22 de marzo de 2014,

   Aprovechando un viaje por asuntos familiares a Calamocha decidimos madrugar un poco para hacer antes una visita a las Hoces del Río Piedra.

  Nos desplazamos hasta Aldehuela de Liestos, pequeña localidad de la comarca de Campo de Daroca, limítrofe con la provincia de Guadalajara.

  Antes de entrar al casco urbano encontramos un poste indicador que nos desvía por una pista de tierra. Recorremos un kilómetro hasta una pequeña explanada donde hay una mesa con bancos para picnic donde se inicia el sendero de las “Hoces del Piedra” (GR24).

      Nuestra intención es recorrer el fondo del barranco completo y regresar después por la parte alta de los cantiles pasando por dos miradores panorámicos.

   El sendero es fácil y no ofrece dificultades. La ruta circular que proponemos tiene la ventaja de que puede acortarse a gusto de cada uno pues realmente se trata de dos recorridos que se unen en el punto medio.  Precisamente en el punto de intersección se encuentra el otro y más frecuentado acceso a las Hoces por la pista que viene desde Torralba de los Frailes.

  Tras aparcar el coche caminamos unos metros por un sendero que bordea unos campos labrados. Enseguida llegamos a un estrechamiento y entramos en las hoces.

  El Río Piedra generalmente está seco, pero el paraje podría estar anegado si se han producido lluvias copiosas.

   La erosión durante milenios y los efectos de las últimas glaciaciones modelaron esta garganta atrapada entre paredes calizas. En los roquedos anidan numerosas especies de aves. Es fácil descubrir a los buitres en los múltiples recovecos y repisas de los acantilados.

   El sonido del canto de los mirlos, arrendajos, chovas y otros córvidos serán una constante durante el paseo. Los rápidos vuelos del avión roquero y el planeo de los buitres invitan a parar de vez en cuando para su observación. Para los ornitólogos las Hoces son visita obligada.  

  Caminaremos entre abundantes carrascas. También crecen quejigos, sabinas y enebros. Las hiedras parecen haberse petrificado sobre las paredes, fusionadas en su abrazo con la roca anaranjada.  De vez en cuando encontraremos rincones con bancos y mesas bajo los voladizos de roca que invitan a una parada.

  Algunos paneles informativos sobre la flora y fauna autóctonas permiten hacer la ruta de forma sosegada y  a la vez educativa. El discurrir de las Hoces es sinuoso, como los meandros que dibuja el cauce.

   Al avistar la altiva “Peña del Buitre” el cañón se ensancha y se hace más amplio. Llegaremos después a un Refugio y las ruinas de un viejo Molino. A este punto se puede llegar en coche por una pista desde Torralba de los Frailes. Si aguzamos la vista podremos descubrir las brillantes chapas y anclajes de las numerosas vías de escalada existentes en esta zona.

   Continuamos por el sendero del fondo del barranco. Un viejo azud para represar el agua nos recuerda de nuevo que aquí hubo un molino. Seguimos las marcas verdes y blancas de un PR. El cañón se estrecha y la vegetación se hace más densa. Algunos chopos cabeceros, fresnos y sauces nos indican que en este tramo el ambiente es más húmedo.

  Alcanzaremos el punto más alejado del trayecto cuando llevamos casi 8 kilómetros recorridos. El sendero cruza el seco cauce. Iremos atentos a los hitos que nos encaminan hacia una ladera por donde el camino asciende hacia la parte alta de los acantilados.

   Caminando entre carrascas el senderillo nos acercará al borde de los cantiles hasta el llamado “Mirador del Reconquillo”. Buen lugar para hacer un alto y picotear un poco. Frente al mirador las Hoces describen una amplia curva ofreciendo estupendas vistas.

  Continuaremos caminando un rato mientras en suave descenso iremos perdiendo altura hasta desembocar de nuevo en las ruinas del Molino, pasando junto a dos curiosos monolitos de roca.

  Caminaremos otra vez por el fondo del barranco durante casi dos kilómetros hasta el cartel que marca la “Senda del Mirador”. De nuevo nos desviamos elevándonos gradualmente por una senda que nos llevará hasta un segundo mirador donde hacemos una última parada.

  El sendero nos devolverá después a la parte baja del cañón hasta enlazar con el camino por donde caminábamos hace unas horas y por donde regresaremos al punto de inicio.


  • Desnivel + acumulado: 225 m
  • Horario total: 4,5 h.  
  • Distancia recorrida: 16,5 km.

Punto de inicio

Enseguida entramos en en las Hoces


Encontraremos zonas de descanso durante el recorrido


La senda es cómoda y llanea por el fondo del barranco


"Apartamentos" con vistas para los numerosos buitres leonados


Caminaremos rodeados de paredes calizas


Marcas de PR y postes indicando el GR24, aunque el recorrido no tiene pérdida


De vez en cuando las Hoces se estrechan y se vuelven más umbrías


Chopos cabeceros


Monolito de roca


Azud que represaba agua para el viejo molino


Elena


Mirador del Reconquillo


El mirador ofrece buenas vistas al estar situado frente a una curva que hacen las Hoces


Formas caprichosas


Llegando de nuevo a la zona del viejo molino, punto de intersección de senderos


Caminamos de nuevo por el fondo de las Hoces de regreso


Segundo Mirador



4 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola David, pues casi coincidimos por que está era la segunda opción que tenía para el domingo, aunque al final nos fuimos para Guara. Haber si nos acercamos pronto, que la ruta no pinta mal, y está cerquita de Zaragoza, un saludo

Oscar Martín Estallo dijo...

Qué bonita la foto de la curva de las Hoces! He estado bastantes veces por la zona de Gallocanta y siempre me ha quedado pendiente la visita a Aldehuela. Pero sí, cualquier primavera u otoño de estos me tengo que acercar! Tal vez otoño sea la época más bonita para acercarse, que las temperaturas serán intermedias y los chopos lucirán mejores colores.... Saludos!

David Naval dijo...

Hola Eduardo,
Hola Oscar,

Esa ruta en otoño, como comentáis, tiene pintas de ser bien chula también con la gama de colores de los arces, chopos, cerezos y demás.

Saludos!

Unknown dijo...

Yo la hice en BTT y es preciosa. Recomendable en otoño.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.