LISTADO DE PICOS

miércoles, 28 de febrero de 2018

Aspe (2.645 m.) por Aísa

Llena de la Garganta

Con Daniel, Sara, Anayet, Luis, Rafa, Fran e Israel
Domingo, 25 de febrero de 2018,
   Tras cruzar el pueblo de Aísa nos desviamos a la derecha por la pista asfaltada de unos 9 km. que sube hacia el Aspe (Refugios de Saleras y Rigüelo). Aparcamos 100 metros antes de la verja metálica que impide el paso de vehículos. Hay bastantes coches pero afortunadamente hay espacio para aparcar con comodidad en los arcenes.
   Comenzamos a caminar cruzando la verja (cota 1.450 m.) Tras un primer y corto trecho de empinada pista salimos al valle superior donde ya gozamos de buenas vistas sobre las cumbres nevadas. A la izquierda, apenas se ve desde el camino, hay un refugio de pastores.
  Enseguida abandonamos por la derecha la pista y bajamos a  cruzar el arroyo. Al otro lado la senda comienza a ascender entre pastizales y matorrales.
  Sobre la cota 1.640 m. comienza a haber nieve continua y nos calzamos esquís. Seguimos ganando altura hacia el norte directos al denominado “Embudo”, un estrechamiento que permite salvar unos farallones para subir después por una empinada ladera en dirección a la brecha del Aspe.
   En la entrada del Embudo hay nieve dura (cota 1.900 m.), así que por seguridad nos calzamos los crampones, excepto Sara que continúa con esquís y cuchillas.
  En cuanto la nieve pierde dureza pasamos de nuevo a los esquís. Hay que salvar un buen desnivel a base de zetas antes de salir al rellano superior, donde la pendiente por fin cede (2.200 m.). Continuamos ahora por una vaguada de suaves relieves que se dirige hacia la Brecha de  la Garganta de Aspe. Las impresionantes paredes tapizadas de hielo de la Llena de la Garganta comienzan a mostrase por nuestra izquierda.
  Pronto nos plantamos en el collado de la Brecha de la Garganta de Aspe. Allí ponemos cuchillas para superar la pala que conduce a la Brecha Superior donde dejaremos los esquís y subiremos andando los 40 metros finales hasta la cima del Aspe (2.645 m.)
   Tras disfrutar de la cumbre regresamos de nuevo a por los esquís. Quitamos pieles y nos lanzamos directamente desde la Brecha por una empinada canal de orientación sur-suroeste (precaución con nieve dura, es una canal bastante inclinada y larga).
  La canal desemboca en unos rellanos calizos escalonados por donde discurre una ruta de verano, ahora cubierta de nieve. Seguimos perdiendo altura en dirección suroeste con la precaución de girar a la derecha (Oeste) sobre la cota 2.220 m., tras bordear una roca. Es importante no seguir descendiendo hacia el sur porque el terreno se tornaría muy escabroso.
  Una vez giramos a la derecha hacemos una muy corta media ladera y enseguida desembocamos nuevamente con la ruta del Embudo. A partir de allí descendemos por el camino de subida haciendo algún pequeño rodeo buscando lenguas de nieve que nos permiten bajar esquiando hasta el mismo arroyo del Igüer. Junto al río nos cargamos de nuevo los esquís en la mochila para regresar en pocos minutos al punto de partida.

Cerca del Refugio de Saleras ya vemos las rocosas cimas  de la Sierra de Aísa

Portearemos un rato hasta alcanzar nieve continua

El Rigüelo y los Picos de Lecherín al fondo

Mallos de Lecherín, recordando estampas del lejano Oeste americano

Entrando al "Embudo"

La entrada al "Embudo" está dura y la mayoría pasamos a crampones

El Moncayo a lo lejos




La Pala que conduce a la Brecha del Aspe está concurrida

La Llena de la Garganta siempre espectacular



En la Brecha del Aspe Daniel se asoma para ver la canal por donde descenderemos

Dejamos esquís en la Brecha y subimos andando los últimos metros

Anayer llegando a cima

Vistas hacia la Arista de los Murciélagos. Mucha nieve en Francia

Arista entre el Sombrero y Pico Lecherín


Cima del Aspe

A punto de descender por la canal suroeste

Anayet en el tramo final, levantando nieve

Fran, a punto de conectar con el "Embudo"


Mapa con la ruta en color naranja (fuente IGN)

Detalle del tramo final, con la Canal Suroeste usada para el descenso


3 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola David.

Que pico más bonito es el Aspe, aunque se nota que hacía días no salía un fin de semana de buen tiempo como el pasado, porque había más gente que en las rebajas.

Un saludo.

carmar dijo...

¡Un recorrido estupendo con esquíes! De los que deben formar parte del "haber" de cualquier esquiador de montaña, y repetirlo varias veces ;-)

Las buenas fotos captan la belleza de cada parte del itinerario.

La arista de los Murciélagos está para verla desde la distancia.

Salud y Montaña.

David Naval dijo...

Hola Eduardo,
Si, la gente tenía (teníamos) ganas de un fin de semana con sol y había más gente que en pistas.

Hola Carmar,
Así es, el Aspe es uno de esos picos que uno no se cansa de repetir. Además tiene varios recorridos alternativos. A ver cuando podemos subirlo con esquís por el norte, que por allí es más difícil pillarlo en buenas condiciones.

Salud para ambos y gracias por pasar!

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.