LISTADO DE PICOS

jueves, 13 de agosto de 2015

Achar de Alano (2.077 m.), Ralla de Alano (2.162 m.), Trasveral (2.094 m.), Espelunga (2.106 m.) y Ruzquía (2.074 m.), circular

Últimas hayas en el lindero del bosque, subiendo hacia el Paso de Tacheras. Sierra de los Alanos al fondo

9 de agosto de 2015,
  Viajamos hasta Ansó y continuamos carretera arriba, paralelos al Río Veral, hasta el agradable Valle de Zuriza. Pasamos junto al camping, que queda a nuestra izquierda, y abandonamos el asfalto para seguir rectos por una amplia pista que se adentra en dirección Este hacia el Valle de Tacheras,  paralelos al curso del Barranco de Petraficha.
  La pista está en buen estado, es apta para turismos. Tras un par de kilómetros llegamos a un rellano herboso donde aparcamos, justo antes de cruzar el puente que salva el riachuelo (cota 1.280 m.) Es habitual encontrar otros coches aquí ya que es punto de inicio de varias rutas.
  Mirando al sur, por encima del bosque, emergen las escarpadas cumbres calizas de la Sierra de los Alanos, por donde luego caminaremos. Por esta vertiente se muestran verticales, solo accesibles mediante técnicas de escalada. En cambio por el sur las dificultades se diluyen y su ascenso resulta bastante sencillo.
 Somos un grupo numeroso (Rafa, Luis, Carlos, Javi, Paco, Iván y yo). Cruzamos el puente y comenzamos a caminar hacia el sureste, siguiendo el trazado de la pista que sube hacia unas naves ganaderas (de acceso restringido). De vez en cuando acortamos las lazadas de la pista por el trillado sendero.
  Nos dirigimos al Paso de Tacheras, una marcada brecha que se abre a la izquierda del vistoso pico Achar de Alano. Esta cumbre se muestra como la más individualizada de la Sierra, al estar flanqueada por dos profundas escotaduras.
  Pasamos junto a las naves de ganado y abandonamos la pista siguiendo la senda que asciende por la ladera herbosa hasta la base misma del Paso de Tacheras (cota 1.905). Sin dificultad superamos la rocosa brecha y desembocamos en una meseta herbosa, un valle elevado de amables relieves.
  Aquí nos dividimos. Mis compañeros doblan a la izquierda para dirigirse al apartado Rincón de Alano. Yo prefiero hacer otras cimas más cercanas y luego nos encontraremos para descender juntos.
  Giro a la derecha y me encamino hacia el Achar de Alano (2.077 m.), que está al lado mismo. Asciendo por la ladera herbosa que poco a poco se va empinando. Conforme gano altura me voy desviando hacia la izquierda, ya que la subida normal se hace por la vertiente suroeste.
  En la parte alta la roca se entremezcla con la hierba. Sigo los hitos que me encaminan hacia una corta y sencilla chimenea (grado II), que da acceso a la cumbre. Hay buenas vistas, así que me quedo un rato contemplando el paisaje y viendo como mis compañeros se alejan en dirección este, viajando hacia el extremo oriental de la Sierra.
  Vuelvo a bajar sobre mis pasos y continúo mi camino por los prados en dirección oeste. Renuncio a subir a Punta Tacheras, la siguiente cima en el cordal, ya que tengo entendido que hay alguna trepada. El suelo está húmedo y yendo solo no quiero asumir riesgos.
  El sendero gana altura por verdes lomas hasta el extenso "Collado de la Ralla" donde encuentro un vallado provisional para el ganado. Allí giro a la derecha y por sencillas gradas rocosas alcanzo la cima de la Ralla de Alano o Peña de Alano (2.162 m.), la más elevada de este sector. Desafortunadamente se han metido nubes bajas y apenas hay visibilidad.
  Regreso de nuevo al collado herboso y sigo en dirección suroeste hacia la sencilla cima del Pico Trasveral (2.094 m.). La hierba da paso a un paisaje kárstico, de roca gris, lapiaz, estrías y simas. Esta pequeña cumbre, algo apartada del cordal principal, nos ofrece una perspectiva diferente al asomarse a la vertiente sur, hacia la embocadura del Valle de Ansó.
  Sigo mi viaje hacia el noroeste, por terreno rocoso y caótico, hasta confluir con la ruta normal al Pico Espelunga (2.106 m.), al que me aúpo fácilmente por su vertiente Este. Al llegar a la cima me sorprende la impresionante caída hacia el oeste, un abismo abierto hacia el valle del Veral, por donde llego a entrever la carretera.
  Al otro lado del valle Peña Ezkaurre nos ofrece una magnífica pose. Lástima que las dichosas nubes solo me permiten deleitarme con el paisaje por unos minutos.
  Descenderé de nuevo a la base del pico y giraré hacia el norte para subir a la quinta y última cima del día, el Pico Ruzquía (2.074 m.) la cual tampoco ofrece dificultad y nos premia con vistas de lujo sobre el valle de Petraficha. Ochocientos metros bajo mis pies puedo ver el rellano de Tacheras, donde los coches parecen de juguete.
  Desde el Pico Ruzquía retrocedo hacia el collado, hasta la salida de las llamadas "Canales de Ruzquía" (cota 2.020). Desde allí se accede a la pedrera por donde luego bajaremos. Observo que la salida más fácil y menos inclinada es la canal más cercana a las paredes de la Ralla del Alano. Hay un hito de piedras.
  Esperaré casi dos horas a mis compañeros. Me entretendré curioseando unas enormes fisuras que parecen adentrarse bajo la montaña y viendo a los sarrios y marmotas en su estado natural, ya que no se percatan de mi presencia. Para hacer tiempo volveré a subir hasta el collado de la Ralla del Alano, donde diviso al resto del grupo viniendo hacia mí.
  Ya todos juntos bajaremos por la canal hasta la pedrera. Las trazas van primero pegadas a las paredes de la Ralla y luego hacen una diagonal en transversal, abandonando la pedriza por su lado izquierdo (según se baja).
  Para completar nuestra ruta circular realizaremos un descenso bastante directo hasta el coche. En la cota 1.680 giramos al norte alejándonos de la pedrera y seguimos descendiendo por el fondo de una vaguada herbosa. 
  Sobre la cota 1.500 alcanzamos el limite superior del hayedo. Veremos un hito de piedras que marca el punto donde giraremos hacia la derecha (Este) para entrar en el bosque, apartándonos de la barranquera.
  Descendemos por una difusa senda que debió ser una tiradera de madera. Iremos atentos porque numerosas hayas jóvenes han brotado en medio del sendero y podemos perder la traza. Con algo de intuición descubriremos los zigzags que hace el camino y saldremos del bosque a escasos metros del coche.

Rellano de Tacheras. A punto de salir


Comenzamos a caminar atravesando un corto tramo de bosque


La Sierra de los Alanos siempre al fondo


El Achar de Alano, en el centro, se muestra como una cima independiente. A la izquierda el Paso de Tacheras, punto débil de la muralla por donde se pasa a la vertiente sur


Por la derecha podemos ver al fondo el Pico Ruzquía y la pedrera por donde luego regresaremos


Brecha o Paso de Tacheras


Paso de Tacheras


Subiendo al Achar veo las granjas por una hendidura


Vistas al oeste desde la cima del Achar de Alano. La cima más alta es la Ralla de Alano, y por la derecha asoma el Ruzquía


Las granjas por donde antes hemos pasado


La cumbre de primer plano es Punta Tacheras y por detrás (casi solapada) asoma la más alta Ralla de Alano


Desde el Collado de la Ralla miro atrás y veo el Achar de Alano (la cima puntiaguda). A lo lejos el Rincón de Alano y Peña Forca casi tapados por las nubes


Bajando de la Ralla de Alano veo mi siguiente objetivo, la sencilla cumbre del Trasveral, en el límite de las nubes


Mirando atrás de camino al Trasveral veo las cumbres que he ascendido: la alargada Ralla del Alano (en primer plano, entre nubes) y más lejos asoma la cima del Achar de Alano.


La cima del Trasveral, justo encima de ese rellanito herboso


Cima del Espelunga


Peña Ezkaurre, desde la cima del Espelunga


Avanzo un poco por la cresta y observo la impresionante pared que se abre por su vertiente oeste


En la cima del Espelunga, esperando que se abran las nubes


De vez en cuando se disipa ligeramente la niebla y observo fantasmagóricas escenas. Paredes calcáreas del circo que se abre desde la Espelunga hacia el Valle del Veral


Vistas desde la parte alta de las Canales de Ruzquía


Al mirar atrás, ha despejado y me asombro de la acampanada forma del Pico Espelunga. Por esa ladera mixta de hierba-roca se asciende fácilmente a la cima


Vistas hacia el rellano de Tacheras, donde hemos aparcado, desde la cima del Ruzquía


Vistas hacia la Sierra de los Alanos desde el Ruzquía, la última cima de su extremo occidental


Abajo veo el hayedo que atravesaremos de regreso al coche


Vista de la pista de Petraficha desde las Canales de Ruzquía


Al fondo las granjas por donde antes hemos subido hacia el Paso de Tacheras


Las granjas vistas desde un agujero en la roca


Bajando por la pedrera de las Canales de Ruzquía


Bonita perspectiva de la Sierra de los Alanos durante el descenso


Un poco más abajo


Por el hayedo, siguiendo los difusos trazos del sendero


Por el hayedo


Punto donde se abandona el hayedo


Tenemos los coches justo aquí al lado


Mapa con el recorrido en color naranja (fuente IGN)



7 comentarios:

Mava dijo...

Hola Davis,

Bonita vuelta os habéis pegado por unos picos conocidos pero a veces olvidados quizás por su modesta altura. Ya me gustaría ir por esa zona pero hay tanto rato de coche... jeje. A ver si más adelante caen.

Un saludo.

David Naval dijo...

Hola MIguel Angel,
A mi me pasa lo mismo, me da pereza siempre subir hasta Zuriza, pero luego compensa. Esta vez me animé porque mis compañeros querían ir a esa zona.
Saludos!

Eduardo dijo...

Hola David.

Cuando subimos hace unos años a la cima del Petraficha, nos impacto la Sierra de los alanos, con esas paredes tan verticales, y nos preguntamos si se podían subir.

A mi me pasa lo mismo con está zona, me da mucha pereza, y es una pena, porque es bien maja. Un saludo

David Naval dijo...

Hola Eduardo,
Este recorrido creo que te gustará (si no hay nubes). Las vistas desde el Achar y luego desde la Espelunga son muy buenas. Si pillas un día bueno merece la pena estar un buen rato en la cima almorzando.
Saludos.

David dijo...

Bonita vuelta! Yo la tengo pendiente para realizar con esquís, sobre todo vuestra bajada, cuando estuve en el Ruzquía ya le dejé anotada para volver por allí...

David Naval dijo...

Hola David,
En invierno debe ser una ruta chula. Lo único es que la bajada por las Canales imagino que conservará la nieve dura por su orientación, igual toca bajar con crampones. Saludos!

David dijo...

Ya buscaremos un momento con nieve polvo!! ;-)

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.