LISTADO DE PICOS

martes, 10 de febrero de 2015

Monte Oturia (1.921 m.), travesía con esquís de Oliván a Yebra de Basa

Las recientes nevadas y las bajas temperaturas han decorado de invierno las laderas del Oturia


7 de febrero de 2015,
   Son casi las 10:30 de la mañana cuando comenzamos nuestra travesía en Oliván (cota 885 m.), pequeña población ubicada a medio camino entre Sabiñánigo y Biescas. Previamente hemos dejado otro vehículo en Yebra de Basa, en la vertiente sur del Oturia.
  El termómetro marca 13 bajo cero, pero luce el sol y no sopla nada de viento con lo cual la sensación de frío queda muy amortiguada.
  Atravesamos el pueblo y bajamos a la pista que discurre junto al barranco de Oliván. Allí calzamos esquís y comenzamos a foquear ganando altitud pausadamente, mientras entramos en el bosque que nos dará cobijo durante las siguientes horas.
  Obviamos el sendero que sube directo a Susín y en su lugar hacemos un pequeño rodeo siguiendo la pista, que es más cómoda.
  Cuando ya vemos la torre de la parroquial de Susín hacemos un alto en la ermita de Nuestra Señora de las Eras, emplazada en un rellano a unos 200 metros del pueblo. Nos asomamos al interior, que presenta un estado bastante deteriorado. Unos puntales sujetan una de las vigas.
  Recorremos después las nevadas calles de Susín (cota 1.070 m.), que aunque no tenga moradores permanentes tampoco está abandonado, y así lo atestiguan varias casas bien conservadas.
  Nos desviamos ahora por el sendero que sube en dirección sur hacia la ruinosa aldea de Casbas de Jaca (1.175 m.), engullida por la vegetación y de la que ya queda poco en pie. La progresión por la estrecha senda se hace más lenta debido al peso de la nieve que arquea el ramaje.
  En Casbas enlazamos de nuevo con la pista forestal que continúa bosque arriba en dirección sureste. No hay huella y el manto es cada vez más profundo. Nos vamos turnando en la primera posición para no acabar desfondados.
  Sobre la cota 1.320 abandonamos la relativa comodidad de la pista y atajamos por la senda. De vez en cuando las ramas bloquean el paso y hay que zarandearlas para descargarlas de nieve. El bosque presenta un bonito aspecto invernal, la tamizada luz del sol se refleja en la blancura y la sensación resulta francamente agradable.
  Alcanzada la cota 1.600 salimos del bosque. Por el oeste resplandece cubierta de blanco la planicie de la Bal Ancha, como pocas veces. Seguimos ganando altura para auparnos al cordal norte del Oturia. La nieve está venteada pero los esquís agarran bien y no precisamos cuchillas.
  Disfrutando de las generosas vistas que nos brinda el nítido día progresaremos sin prisa y sin pausa hasta la cima del Monte Oturia (1.921 m.)
  Hacemos un descanso junto al vértice, degustamos el té caliente con miel que nos ofrece Sara y quitamos las focas. En la loma sur el viento ha azotado fuerte los últimos días y asoman muchas piedras. Nos deslizamos por tanto hacia el sureste buscando pendientes mejor innivadas.
  La nieve esta cambiante así que bajamos con precaución. Enlazamos pronto con la pista que baja hacia Santa Orosia y tirando un poco de brazos atravesamos el rellano hasta el Santuario (cota 1.547 m.)
  Echamos un trago en las frías aguas que manan de la fuente y comenzamos el largo descenso por la pista de Yebra. Afortunadamente hay una huella bien marcada de gente que ha subido con raquetas. La pendiente es suave pero deja deslizar. Nos alegramos de llevar esquís pues en una hora escasa habremos descendido sin apenas esfuerzo los 10 kilómetros que nos separan de Yebra (cota 870 m.)

  • Desnivel + acumulado: 1.070 m.    
  • Horario total: 7 h.  
  • Distancia recorrida: 23,8 km.

Iglesia románica de San Martin, en Oliván, punto de inicio de nuestra ruta


Ermita de Nuestra Señora de las Eras de Susín. Fue utilizada como establo durante decenios


Iglesia de Santa Elulalia de Susín


"Foqueando" al sol por las calles de Susín, un auténtico placer


Saliendo de la senda que sube hacia Casbas


Casbas está en estado ruinoso y los muros van cediendo cada año


Seguimos un buen rato por la pista, abriendo huella en nieve cada vez más profunda


La pista tiene poca pendiente y ganamos metros muy lentamente


Nos desviamos por la senda que a veces queda semioculta por ramas cargadas de nieve (importante llevar el track cargado en un GPS en terreno nevado)


Progresar por el bosque en días soleados es un placer. De vez en cuando se desprende nieve de las copas y crea halos de nieve


Otro corto tramo de pista


Árboles nevados


Bea 


Salimos del bosque y disfrutamos de amplias vistas. Al fondo el cordal que aun tenemos que recorrer


Seguimos dibujando la huella entre vegetación congelada


Enseguida atajaremos ascendiendo por la ladera que tenemos frente a nosotros


Sara y Bea. Peña Oroel y la nevada llanura de la Bal Ancha a lo lejos


Gabietos y Taillón asoman al fondo


Progresamos por laderas venteadas. Sierra de la Partacua y Collarada a lo lejos


Las pendientes no son pronunciadas y las vistas son espléndidas


El Macizo de Monte Perdido se recorta en la lejanía (se aprecia la Brecha de Rolando)



Oroel y Bal Ancha siempre a nuestra espalda


El vallado nos indica de donde soplaron los vientos los días previos


Sara


Cada uno salvamos los obstáculos a nuestra manera. Podéis apreciar el "bastón ecológico" de Bea, modelo "Boj-American Tape"


De izda.a dcha:  Sara, yo, Bea y Rafa. Cima del Oturia


Rafa ya se desliza por la pala sureste. Bea a punto de salir


Por el este asoma Peña Canciás, de similar altura


Santuario de Santa Orosia


La cascada se precipita por encima de las ermitas de la Cueva y San Cornelio, cuyos muros se adivinan incrustados en los cortados


Sobás


Mapa con el recorrido realizado (en color verde)





6 comentarios:

Eduardo dijo...

Menuda gozada David, y todo para vosotros, porque por esa zona no creo que vaya mucha gente. Yo me la apunto para hacerla desde Olivan con raquetas, pero solo la mitad y en circular. Un saludo

Mariano Antonio Javierre Lacasta dijo...

¡Hola David!
Te ha ganado Sarika, la he localizado y linkado.
Gracias por la huella, nos sirvió para no dudar pues hay muchas opciones.
El viento hizo estragos pero bueno, todo no se puede conseguir.
De Oturia casi nunca se baja por la arista oeste ya que es la primera que se pela. Se puede bajar, si las condiciones lo permiten, desde la cima hacia el sur para enlazar con la salida más segura que es la que iba a hacer Bea en tu foto. Las dos coinciden en la zona más amable y mejor innivada pero ayer que fuimos nosotros la Estiva estaba pelada y había en la sur un par de franjas peladas insalvables. Fue la primera vez que iniciamos el descenso con los esquís en la mano.
No os pude localizar os controlé hasta aproximadamente las dos y media, vi al grupo grande que subió y bajó por la sur pero...
¡Que vaya bueno!

David Naval dijo...

Hola Eduardo,
La verdad que si. Por la pista de Yebra es habitual que suba más gente porque no hay riesgo de aludes y es una pista fácil y muy llevadera (aunque larga y se puede hacer monótona). Pero la subida por Oliván es más bonita y entretenida, pero también más perdedora con nieve.

Hola Mariano,
Nos gustó mucho la ruta. Tranquila, bonita, sin riesgo, variada...Con el día soleado y sin viento la verdad que pasamos una buena jornada.
Pues no nos viste por poco!! Hicimos cima un poco después de las tres de la tarde. Por arriba la verdad que estaba ya algo pelado donde azota el viento, ya imaginaba que más pronto que tarde ya no se podría hacer todo sin descalzar esquís.

Saludos a ambos!!

Hoy costra, mañana pus dijo...

Hola David¡

Una duda: hasta que se sale del bosque, ¿resulta cómodo el foquear por los tramos de senda?. Subi por allí hace años pero no acabo de recordar como era esa parte...

¡Gracias!

Fer

David Naval dijo...

Hola Fer,
En general se foquea bien aunque ya sabes que es un poco relativo, no hay dos nevadas iguales.
En el bosque hay bastante tramo de pista, que es cómoda pero más monótona. A veces tienes la opción incluso de elegir pista (dando más rodeo) o senda. Nosotros NO encontramos excesivas dificultades. Tuvimos que agacharnos dos o tres veces por algún árbol caído o golpear ramas para descargarlas de nieve lo que hace que la progresión sea lenta, pero sin más problemas. En ningún momento tuvimos que quitarnos los esquís.
Estas sendas actualmente están bastante limpias porque se utilizan como rutas de BTT en verano, y se nota que están bien desbrozadas.
Vamos, yo repetiría la ruta si volviese a caer otro nevadón.
Saludos!!

Hoy costra, mañana pus dijo...

¡Muchas gracias por la información, David!

Fer

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.