LISTADO DE PICOS

viernes, 18 de julio de 2014

ALPES (Chamonix) Aiguille du Midi (teleférico) y Plan de l'Aiguille a Montenvers (Mer de Glace)


Mont Blanc visto desde la Aiguille. Se aprecia la llamada "ruta de los cuatromiles". En la parte inferior central se llega a ver el Refugio de Cosmiques

1 de julio de 2014,
  La predicción para la mañana es de cielos despejados y luego vienen varias jornadas con tiempo revuelto. No queremos dejar pasar esta oportunidad, subiremos a la Aiguille du Midi, una visita casi imprescindible en los Alpes.
  Madrugamos y cogemos el primer autobús a Chamonix. Es muy aconsejable coger temprano el teleférico a la Aiguille para evitar colas, sobre todo si el día se prevé soleado y despejado.
  Tras el transbordo obligado en  "Plan de l'Aiguille" (2.317 m.) alcanzamos en pocos minutos las afamadas terrazas de la Aiguille (cota 3.842 m.), en un vertiginoso ascenso en una góndola repleta de turistas y montañeros. Visitamos primero el "Paso al Vacío", una cabina colgada sobre el abismo con el suelo de cristal. La verdad es que no me produjo la sensación que esperaba.
  Después estaremos un par de horas disfrutando del magnífico y extenso panorama de glaciares y míticas cumbres que se divisan desde este privilegiado mirador. Hace frío, es conveniente subir con buena ropa de abrigo y guantes. No olvidemos que estamos a más de 3.800 metros de altitud.
  Me he subido unos prismáticos y puedo divisar a las cordadas que suben por la arista de Goûter y a un numeroso grupo en la misma cumbre del Mont Blanc.
  Poco a poco van llegando turistas. Hemos hecho bien en madrugar. Descendemos de nuevo en el teleférico a la Plan de l'Aiguille y allí nos bajamos. Iniciaremos desde ese punto una clásica ruta de senderismo que nos llevará hasta el "Mer de Glace", el glaciar más largo de Francia. El recorrido se conoce como "El Gran Balcón Norte" por la excelentes vistas que ofrece sobre el Valle de Chamonix, y suele estar bastante concurrido en los meses de verano.
  Pero primero tomamos el sendero que nos conduce al cercano "Lac Bleu", que está a unos 500 metros de la Plan de l'Aiguille.
  Tras contemplar el pequeño lago bajamos directos para enlazar con la ruta normal. Seguimos algunos hitos y trazas que nos van guiando hacia la marcada senda por donde transita una larga fila de senderistas. Hay algún pequeño resalte, con lo cual, si persisten neveros o vamos con niños es mejor opción regresar otra vez a la Plan de l'Aiguille para coger la senda desde el principio.
  Alcanzado el sendero principal caminaremos relajadamente durante una hora en suave descenso disfrutando de las vistas. Encontraremos más tarde un repecho que nos obligará a remontar casi 200 metros de desnivel.
  Pero merece la pena el esfuerzo. Cuando alcancemos el collado de "Le Signal (2.204 m.)" veremos aparecer por el otro lado la magnífica estampa que ofrecen "Les Drus". No es extraño que estas paredes fascinaran al mismo Bonatti. Como curiosidad, la ruta del "Pilar Bonatti" ya no existe en su estado original, pues sufrió un derrumbe que cambió su configuración.
  Desde el collado abandonaremos momentáneamente el sendero para ganar un poco de altura por un terreno rocoso, repleto de hitos, y obtener una magnífica visión del Mer de Glace. Nos sentamos un rato para deleitarnos con la espectacular estampa del río de hielo bajando y trazando una curva desde las Jorasses, donde se ubica uno de los glaciares de los que se alimenta el Mer de Glace.
  Me llama la atención encontrarlo tan "menguado" y “sucio”, con abundante tierra acumulada sobre su superficie, lo que le resta esa espectacularidad que traía preconcebida al haberlo contemplado en fotografías antiguas.
  Regresamos al sendero, que inicia un largo descenso por el flanco izquierdo del glaciar en dirección a Montenvers (1.913 m.). De nuevo caminaremos por laderas repletas de rododendros en flor. Allí encontraremos un hotel de aspecto decimonónico y la estación del tren cremallera. La primera máquina (entonces de vapor), ascendió hasta aquí en 1909, todo un hito para la época.
  Junto a la estación hay una telecabina que nos permite bajar hasta el nivel del glaciar. Aunque para ser exactos añadiré que desde la telecabina todavía habrá que descender un buen puñado de escalones para llegar a la cueva excavada dentro del glaciar. El motivo es el imparable retroceso que ha experimentado el espesor del hielo.
  Prácticamente cada año deben añadir nuevas escaleras y pasarelas e incluso excavar una nueva cueva. Las antiguas oquedades acabarán siendo engullidas por el propio glaciar.
  Unos carteles al bajar por las escaleras nos van marcando la altura del glaciar desde 1985. En 30 años ha disminuido muchas decenas de metros.
  En la cueva hay poco que ver,  el ambiente es demasiado "turístico". Vuelvo a subir para reunirme con Elena, que me espera junto a la estación. Regresaremos a Chamonix en el tren cremallera, aunque si nos apetece hacer ejercicio también podríamos bajar caminando por un sendero.
  • Desnivel + acumulado: 200 m. (580 m. de descenso), 
  • Horario total: 3 h.  
  • Distancia recorrida: 7 km.



Arista para bajar al Vallée Blanche


Vallée Blanche con las Grandes Jorasses al fondo izquierda


Las terrazas de la Aiguille du Midi. Abajo se distinguen algunas viviendas del valle de Chamonix


Col Maudit, Mont Maudit y Mont Blanc al fondo


Laderas norte del Macizo de Mont Blanc


Punta Helbronner y al fondo picos en territorio italiano


Grandes Jorasses


Aquí nació el término "alpinista"


de izda. a dcha.... Les Drus, Aiguille Verte, Les Droites...


Van entrando nubes desde Italia


Vistas hacia el Este


La arista a Cosmiques está muy concurrida. Se ven montañeros por toda la cresta


Rush hour


Cordadas bajando hacia el Vallée Blanche


Escapadas paredes. Los montañeros son pequeños puntos en el glaciar


Estas montañas atraen a alpinistas de todo el mundo


En la cueva, preparándose para salir a la arista


El trasiego de montañeros por la arista es constante

Abusando de zoom descubrimos al fondo el Cervino, a la derecha de la gran mole del Grand Combin


Lac Bleu. Ya hemos bajado a la Plan de l'Aiguille para comenzar la caminata


El Grand Balcon Nord es una de las rutas senderistas clásicas de los Alpes. Las fotos podrán dar idea del motivo


Al llegar al collado de "Le Signal" nos reciben Les Drus


Por el otro lado los conjuntos de Grépon y Grands Charmoz compiten en verticalidad y belleza


Mer de Glace. ¡Cuanto ha disminuido en unas decenas de años!


Tras contemplar el glaciar durante un rato continuamos el descenso hacia Montenvers


Bajando hacemos algunas fotos con el glaciar de la Mer de Glace de fondo


Aquí otra con los rododendros, tan abundantes por estas laderas


Estación del cremallera de Montenvers


Escalinatas para bajar a la Cueva del Glaciar. Cada año tiene que poner nuevos tramos debido al retroceso del glaciar




5 comentarios:

Pirene dijo...

¿así que vacaciones en los Alpes eeeehhhh??? ¡que guardadito os lo teníais pecadores! jejeje

¡que gozadeta! aunque chico, la verdad es que tanto montañero por ahí suelto a parte de restarle belleza me resulta estresante ¿no?

Salud!

David Naval dijo...

Hola Pirene,

Fíjate si era secreto que ni nosotros lo sabíamos hasta muy pocos días antes pues hasta un par de semanas antes no sabía cuando tendría vacaciones. Fue todo muy improvisado.

Los Alpes es lo que tienen, que atraen a muchísima gente. Al fin y al cabo todos los que vamos contribuimos a esa "masificación". Además pillamos mal tiempo y en cuanto daban un día bueno salíamos montañeros de debajo de las piedras.

Pero tampoco nos resultó agobiante en ningún momento, aquello es enorme, y cuando salías de las típicas rutas podías estar caminando en soledad durante muchas horas.

A pesar de no haber tenido tantos días de sol como nos hubiera gustado hemos vuelto contentos.
Saludos!

Mariano Antonio Javierre Lacasta dijo...

¡Hola David!
Al fin Alpes.
¿Os han gustado no? ¿y a Elena qué tal le va el gusanillo?
¡Cómo te habrías echado al Valle Blanco eh!
Los glaciares en verano están muy sucios, prácticamente sin nieve de la temporada, pero es lo que hay y eso que es a primeros de Julio. Están mejor en Mayo pero el tiempo suele ser peor.
Me alegro mucho y a seguir disfrutando.

David Naval dijo...

Hola Mariano.
Así es. Bien a gusto hubiera bajado al Valle Blanco para hacer alguna travesía sencilla, por ejemplo acercarme hasta la Punta Helbronner.
Elena quería caminatas suaves y sin pisar glaciares, por tanto nos centramos en buscar recorridos sencillos y con buenas vistas.
Bueno, gracias por la visita y saludos!!

Hoy costra, mañana pus dijo...

Vaya fotos majas que has sacado¡¡¡¡

¡Saludos!

Fer

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.