LISTADO DE PICOS

jueves, 6 de junio de 2013

Tuca de Culebras o Culebres (3.062 m.)


Ascensión con esquís desde el Valle de Vallibierna

Destrepando de la cresta del Culebras hacia el Collado


2 de junio de 2013,

   Segundo día de nuestro fin de semana por la zona de Benasque. Hoy David M. se ha levantado cansado y con dolor de piernas después de la paliza de ayer en el Cotiella y decide quedarse a descansar en el apartamento. Nos quedamos solos Daniel Mur y yo.

  Subimos otra vez hacia los Llanos del Hospital y nos encontramos un panorama parecido al del sábado. Aunque hoy apenas llueve, el viento sigue soplando muy fuerte y la visibilidad es casi nula en todo el Sector Maladetas-Perdiguero-Posets.

  Daniel conoce bien la zona y los caprichos meteorológicos en este Valle y propone subir por la pista de Vallibierna para intentar el Pico Culebras. Está convencido de que allí la visibilidad será mucho mejor debido a la muralla que forman las Maladetas y que permiten retener el flujo de norte.

   Bajamos otra vez hacia Benasque y nos desviamos por Plan de Senarta para coger la larga pista de unos 9 km. que sube por el Valle de Vallibierna paralela a un profundo barranco.

  Esta pista está cerrada en verano porque se habilita un servicio de autobús. Durante la primavera se puede subir pero no está en muy buen estado. Es frecuente encontrar piedras y rocas arrastradas por los desprendimientos y aludes así como algunos tramos muy rotos que pueden hacer peligrar los bajos de los turismos. 

   Durante el trayecto de subida nos cruzamos con varios montañeros que han desistido de ascender a las cumbres de las Maladetas por las malas condiciones y escasa visibilidad. Tras dos días de mal tiempo bajan cariacontecidos.

  Llegamos al refugio libre “Puente de Coronas” o “de Pescadores” (1.950 m.) y aparcamos justo al lado del Edificio. Daniel tenía razón y las cumbres de Vallibierna y Culebras aparecen casi despejadas y soleadas. En cambio en el cordal Russell-Aneto-Maladetas una enorme nube negra lo cubre todo y amenaza con “saltar” y engullir incluso los ibones de Coronas y de Llosas.

  Comenzamos a caminar poco después de las 10 de la mañana. Desde el mismo refugio remontamos el Río de Vallibierna en busca de un puentecillo de madera que permite vadearlo. En menos de 15 minutos damos con él. Se trata de una pasarela de madera llamada  “palanca de Riberetes”  y permite cruzar a la otra orilla cómodamente.

    Continuamos progresando por terreno herboso entre los pinos. Caminaremos hacia el sureste con objeto de bordear por el Norte la Tuqueta Blanca primero y la Tuca Arnau después. Nada más salir del bosque, sobre la cota 2.000, ya nos podemos calzar los esquís.

   Enseguida enlazamos con unas huellas recientes. La nieve, como ocurrió ayer, está húmeda, profunda y pesada y la traza se rompe con facilidad. A lo lejos, a una cota muy alta, vemos a un grupo de montañeros que están justo al pie de la canal norte por donde se accede a la cresta de la Tuca de Vallibierna. Son los autores de la huella que estamos siguiendo. Al final de la jornada charlamos con ellos y resultaron ser montañeros de "El Refugio Alpino", con quienes curiosamente ya hemos coincidido en varias cimas estos últimos inviernos.

   Vamos ganando altitud por las laderas que se encaminan hacia el barranco de Culebras, paso natural entre la Tuca de Arnau y la Tuca de Culebras. A nuestra izquierda observamos que la ladera que estamos flanqueando desemboca en un profundo tajo, a modo de falla, formado por la “Canal de Vallibierna”.

   Al alcanzar la confluencia con el barranco de Culebras hay que girar hacia el sur. Aquí abandonamos la huella que seguíamos y que se pierde hacia el este en dirección al Pico Vallibierna.

   Mediante múltiples lazadas subiremos por el barranco hasta desembocar en el Collado de Culebras (2.800 m.). La nieve cada vez está más dura debido a la orientación norte y el viento helador que sube encajonado por el barranco. Al llegar a la parte alta vemos a nuestra derecha y a nuestra misma altura la Tuca Arnau, que parecía enorme cuando la bordeábamos por debajo hace una hora.

   Desde el collado tenemos que girar a nuestra izquierda (Este) para ascender la empinada canal W de unos 200 m. de desnivel y que vista desde lejos parecía casi vertical. Nos ponemos los crampones y comenzamos a subir.

   Daniel abre huella. La nieve está en condiciones ideales, bien asentada, estable y permite clavar bien la bota. Conforme ascendemos nos damos cuenta de que podremos bajarla esquiando. Una sonrisa se adivina en nuestras caras.

  Antes de las 13:30 llegamos al collado donde finaliza la canal. Para lograr la cima todavía hay que superar hacia la izquierda un tramo mixto de roca y nieve algo delicado. Dejamos los esquís en el collado y subimos con precaución. Realizaremos primero una corta travesía horizontal y luego una ascensión de unos 20 o 25 metros con algún tramo donde aflora la roca. Habrá que apoyar las manos y ayudarse del piolet para encaramarse en la arista cimera.

  Debido a las recientes nevadas la cima se muestra afilada y muy estrecha. No hay huellas,  presenta la imagen de una cumbre virgen. Daniel avanza despacio asegurando bien los pasos, un pie por cada vertiente y clavando bien el piolet justo en el centro. Se trata de recorrer apenas 10 metros en horizontal pero el patio asusta por ambos lados. Hay nubes y de vez en cuando se abren dejando ver el embalse de Llauset por el Este, muchos metros más abajo. Como no cabemos los dos en la cima nos turnamos para pasar.

   En la cercana cumbre de la Tuca de Ballibierna, al otro lado del “Paso del Caballo”, tampoco se ve ninguna huella. Esta claro que nadie ha osado cruzar la larga arista del Vallibierna, demasiado peligroso.

   Tras las fotos de rigor volvemos a destrepar con cautela hasta el collado. Nos calzamos los esquís y en cuanto se abre un claro nos lanzamos por la canal. La nieve está muy buena y disfrutamos de un gran descenso. Conforme perdemos altitud la calidad irá disminuyendo hasta encontrar en las cotas más bajas una nieve que apenas desliza y donde los esquís se quedan enganchados.

  Lograremos aprovechar cualquier mancha blanca para apurar la esquiada hasta los 1.900 metros. Nos quedará un porteo de menos de media hora para regresar de nuevo al coche y dar por concluido este provechoso fin de semana en la montaña, para mí será el último con esquís de esta temporada.

  • Desnivel + acumulado: 1.072 m
  • Horario total: 4 h. 50 min. 
  • Distancia recorrida: 9,3 Km.



Desde el Refugio de Pescadores la cima del Culebras aparece despejada


En menos de quince minutos cruzamos el Río Vallibierna por la "Palanca de Riberetes"


Detalle del recorrido que seguiremos. También indico la canal por donde otros montañeros estaban ascendiendo a la cresta de la Tuca de Vallibierna


A nuestra espalada una enorme nube cubre todo el cordal Russell-Aneto-Maladetas


Subimos la canal Oeste con crampones


Daniel avanza con cuidado por la estrecha cresta hacia la cima


Cima del Culebras


Iniciando el destrepe de nuevo hacia el collado


Nos espera una buena y rápida bajada con esquís de 1.000 m. de desnivel


Track del recorrido en Google




1 comentario:

elrefugioalpino dijo...

Escogisteis muy buena ruta tal y como estaba el tiempo
saludos

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.