LISTADO DE PICOS

jueves, 10 de mayo de 2012

Pico de Alba (3.118 m.)


Ascensión circular con esquís desde los Llanos del Hospital por la Renclusa y descenso por los tubos de Paderna

6 de mayo de 2012,

   El domingo daban posibilidad de lluvias y por tanto quedamos un poco más tarde que ayer para ahorrarnos el madrugón. A nadie nos apetece levantarnos temprano para ver como cae el agua. Cual es nuestra sorpresa cuando en Benasque, a las 8 de la mañana, luce un sol radiante.

   Sin perder tiempo subimos hacia los Llanos del Hospital y nos preparamos para salir cuanto antes. Nos encontramos otra vez a Julio Benedé y nos comenta que hoy ellos van hacia la Maladeta Oriental. Nosotros, en cambio, intentaremos subir al Pico Alba haciendo un recorrido circular.

   Como ayer, subimos foqueando por el lateral de la pista de la Besurta y en el Plan d’Están nos desviamos a la derecha por el camino viejo en dirección al refugio de la Renclusa.

   Pasamos por las proximidades del refugio. En lugar de descender para enlazar con la ruta normal por donde suben los que duermen en el refugio continuamos ascendiendo por el lindero del bosque hacia los ibones de Paderna o de la Renclusa.

     Llegamos al ibón grande, que se encuentra cubierto de nieve, y paramos a descansar un poco. El día es magnífico, hace incluso calor. El problema es que no hay ninguna huella que siga nuestra dirección. Parece que nadie ha subido hoy hacia la zona del Alba desde el refugio de la Renclusa. No nos queda otra que abrir la huella.

   Tras picotear un poco volvemos a la carga y subimos por una pequeña vaguada para evitar una zona de bloques de piedra desparramados sobre el torrente de Alba, ahora cubierto de nieve, justo al pie de las faldas del Pico Paderna. Cruzamos un llano y comenzamos la larga ascensión hacia el collado inferior de Alba, al cual no llegaremos porque habrá que desviarse antes.

   Conforme ascendemos el calor aprieta más. Vamos dejando el Pico Paderna a nuestra derecha cada vez más lejos. Tras ganar bastante altitud con numerosas zetas vemos aparecer al fin el Collado de Alba y a su derecha las escarpadas paredes de la Muela y el Diente de Alba.

   Como nuestro objetivo es el Pico de Alba iremos girando hacia la derecha (Oeste) para encaramarnos a un lomo en busca de la canal que permite pasar a la vertiente oeste del Pico de Alba por donde la ascensión es más sencilla.

   Vamos foqueando por una larga vaguada y hace un calor espantoso. No corre nada de aire y vamos todos medio asfixiados. Sobre la cota 2.800 me quedo sin agua. Ralentizamos el paso para evitar sudar y agotarnos lo menos posible, nos estamos cociendo a fuego lento. Por fin salimos al lomo donde disfrutamos de una fresca brisa, lo que nos alivia. Ya vemos la canal de subida justo enfrente y eso nos da moral.

   Hay algunas huellas. Parece que alguien ha subido por la ruta de los tubos de Paderna. Daniel intenta subir la canal con los esquís puestos pero en la parte final hay un escalón con roca cubierta de nieve y además se empina mucho a la salida del corredor. Decidimos finalmente subir con los esquís en la mochila aunque sin utilizar los crampones pues la nieve está blanda.

   Superada la canal salimos a la vertiente oeste. Al otro lado del Valle de Benasque, que se abre más de mil metros por debajo de nuestros pies, se nos muestra un nuevo panorama de cumbres que habíamos tenido ocultas hasta ese momento, destacando las cimas de Posets y Perdiguero.

   Todavía nos pondremos los esquís y foquearemos un trecho hasta que la pendiente aumenta. Para acceder a la cumbre hay que superar una larga pala con bastante pendiente, sobre todo en el tramo intermedio. Decidimos dejar los esquís a media ladera y nos colocamos los crampones para subir la parte final.

  Salimos a la estrecha arista cimera, giramos a la derecha y  llegamos a la cumbre Oeste. A muy pocos metros, pero separada por una afilada y estrecha arista vemos unos hitos en la cumbre principal. No queremos tentar a la suerte y ninguno cruzamos.

   Al sureste, relativamente cerca, destacan las cimas del Diente, La Muela, Punta Delmás, los Picos Mir, Sayó, Cordier y el Bondidier, un buen puñado de tresmiles sin lugar a dudas.

   Mientras estamos en la cumbre el cielo se cubre rápidamente. La niebla se desliza e inunda el glaciar a nuestros pies en cuestión de segundos. Decidimos bajar sin perder tiempo. Descendemos la empinada pala retrocediendo sobre nuestras huellas y llegamos hasta donde habíamos dejado los esquís.

   Nos preparamos para bajar y sin pensarlo dos veces nos lanzamos esquiando por la pronunciada canal que antes subimos andando. A pesar de la inclinación, la nieve no está dura y nos detendría ante una caída. Bea lleva solo cuatro días esquiando y se tira también, titubeante pero animada y aconsejada desde arriba por Daniel. ¡Bravo Bea, nos tienes asombrados, pronto no habrá quien te siga!

   Una vez hemos bajado la canal nos reagrupamos y vamos tirando de GPS siguiendo el track y atentos a otras huellas que bajan hacia los tubos de Paderna. La niebla nos impide tomar referencias y procuramos ir unos cerca de otros para no perdernos.

   Conforme bajamos la niebla se va difuminando hasta que desaparece. La nieve está cada vez más pesada y profunda aunque se puede esquiar, yo al menos voy mucho mejor que ayer. Llegamos al primer tubo de Paderna, el más empinado y largo. Nos lanzamos disfrutando de buenos giros. Lástima que esté como un patatal a causa de las huellas viejas.

   Continuamos esquiando hacia la izquierda por una ladera mientras vamos entrando en el bosque por donde iremos “rateando” por la nieve, que ya escasea en cotas bajas. Daniel nos conduce hasta el último tubo, también inclinado pero corto y que nos deposita al lado de la pista de la Besurta, en una doble curva, justo al lado de los Llanos del Hospital donde tenemos el coche.

  Estamos muy sedientos, incluso algo deshidratados me atrevería a decir, y finalizamos la jornada tomando una jarra de cerveza “por su sitio” en el Hospital de Benasque. Hemos terminado socarrados por el sol y cansados pero ¡qué gran día de montaña hemos disfrutado!

  • Desnivel + acumulado: 1.336 m
  • Horario total: 8,5 h. 
  • Distancia recorrida: 14,3 km.



Por el Camino Viejo de la Renclusa


Dejando atrás el refugio de la Renclusa


El sol pega fuerte. Dejamos atrás los ibones de Paderna, cubiertos de nieve


Nubes amenazantes al norte, aunque no se deciden a cruzar la frontera


Carlos y el Pico Paderna al fondo


A lo lejos, como entre algodones, algunos Picos de las Maladetas


Abriendo huella


Un pequeño alto para contemplar las cumbres y el majestuoso entorno


Collado de Alba al fondo. Punta Delmás y Mir a la izda. y Muela y Diente de Alba a la dcha.


Subiendo la canal para pasar a la otra vertiente


Carlos saliendo de la canal


Daniel observa el recorrido hacia la cumbre


Carlos se asoma por donde luego nos lanzaremos a esquiar


Subiendo la pala final con crampones


Saliendo a la arista cimera


Ambiente alpino. Maladetas Occidentales a escasa distancia


Con Daniel en la cumbre del Alba


Carlos en la cima


Rafa llegando a la cresta


Bea, Rafa y Daniel


Bajando la canal con esquís


Camino de los Tubos de Paderna. Ya hemos dejado la niebla atrás


Bajando el primer Tubo de Paderna


Esto se acaba, pronto llegaremos a los Llanos del Hospital


Una merecida cerveza


Track en google


6 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola David, al final en Mayo estais disfrutando de la nieve que no hubo en invierno. Otra cumbre que no conocía, y que tiene buenas inclinaciones, saludos

David Naval dijo...

Hola Eduardo. Ahora que hay nieve, no hace frío helador como en febrero y no llueve como en abril estamos aprovechando, que esto ya durará poco y pronto habrá que recoger los esquis. Saludos.

Siempre al filo de lo pisable dijo...

Que bonitaaaaa!! Con nieves, bien diferente del pedregal de pleno Agosto. Que bonito! Nos ha encantado la entrada. Felicidades por la cima y las bonitas fotos. Un abrazo.

Esther Y David G.

David Naval dijo...

Gracias Esther. La verdad que las Maladetas en invierno no tienen nada que ver con lo que te encuentras en verano. Un abrazo !

Pirene dijo...

¡PEAZO ACTIVIDAD! le tengo ganas yo al Alba, pero lo dejo para verano... ¡me gustan los pedregales!. A ver si tenéis suerte y dura un pelín más la nieve.

Saludos!

David Naval dijo...

Gracias Pirene. Yo creo que enseguida me despediré ya de los esquís hasta el invierno que viene. Mi espalda lo agradecerá porque la verdad que vamos bien cargados con tantos cacharros. Espero que puedas hacer el Alba este verano.

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.