LISTADO DE PICOS

martes, 12 de mayo de 2015

Diente de Alba (3.136 m.), Mir (3.185 m.), Sayó (3.220 m.) y Cordier (3.254 m.)

Circular con esquís desde Plan de Están, ascendiendo por la Canal Norte del Diente de Alba y descenso por la Canal Norte del Cordier


Trepando hacia la cima del Mir. Detrás el Sayó y el Cordier, donde luego ascenderemos

9 de mayo de 2015,
  Y llegó un fin de semana anticiclónico, ya era hora. Aprovechamos para hacer una ruta circular por los Tres Picos Occidentales de la Maladeta (Cordier, Sayó y Mir) y también el Diente de Alba como aperitivo.
  La ascensión al Diente de Alba, Mir y Sayó (por su vertiente oeste) requiere de trepadas expuestas aunque de escasa dificultad técnica (grado II aprox.) Dependiendo del estado y cantidad de nieve la complejidad podrá variar, aumentando notablemente con la presencia de hielo.
  La pista de la Besurta está abierta en parte, y se puede llegar hasta el Plan de Están (cota 1.850 m.), que con el deshielo se encuentra parcialmente inundado. Allí aparcamos. Como esperábamos hay multitud de coches, lo habitual en estas fechas.
  Somos diez: Bea, Sara, Daniel, Carlos, Rafa, Jorge, Nacho, Maca, Manuel y yo.  Porteamos hacia la Besurta algo menos de un kilómetro y nos desviamos a la derecha para subir por el Camino Viejo de la Renclusa.
  Pronto nos calzamos esquís y vamos ganando altura hacia el Refugio, aunque no pasaremos junto a él. Sobre la cota 2.150 veremos el Edificio a nuestra izquierda, al otro lado del barranco de la Renclusa. Iremos girando al oeste, como si fuésemos rodeando el Pico Paderna, y descenderemos brevemente en busca de la vaguada del barranco de Alba, a la altura del ibon de la Renclusa (ruta habitual para subir al Pico de Alba desde la Renclusa).
  Continuaremos en dirección al Pico Paderna, pero pronto giraremos hacia el sur para subir a base de zetas por amplias palas, con la vista puesta en los Picos Occidentales de la Maladeta, nuestros objetivos para hoy, que se muestran muy escarpados desde esta perspectiva.
  En la cabecera del barranco de Alba, sobre la cota 2.900, abandonamos la ruta que por la derecha se encamina hacia el cercano Pico de Alba y por donde se alejan la mayoría de huellas. En su cima se distinguen a varios montañeros.
  Continuamos ganado altura hacia el sur directos hacia La Muela y el Diente de Alba, que ya se ven cerca. En lugar de subir por el Collado de Alba, a nuestra izquierda, ascenderemos directamente por la canal que sube entre La Muela y el Diente.
  Entramos en la canal y nos descalzamos esquís cuando la pendiente aumenta, excepto Jorge y Nacho, que apuran foqueando. El resto subimos con crampones los últimos metros, que nos dejan casi en la cota 3.100. La nieve está muy blanda y la subida se vuelve agotadora, a pesar de ser un tramo corto. Dejamos las mochilas en el collado y giramos a la derecha para ascender a base de sencillas trepadas y un corto flanqueo expuesto hasta la cumbre del Diente de Alba (3.136 m.)
  Regresamos al collado y nos montamos sobre los esquís para dejarnos caer hacia una collada al sur de la Muela de Alba. Hay bastante pendiente y la nieve está muy suelta con lo cual algunos optan por bajar con crampones.
  Por el este se yerguen las estilizadas siluetas de nuestro próximo destino, el Mir y el Sayó. Ganamos altura foqueando en dirección al collado que separa ambos picos. En la parte alta aflora mucha roca, así que nos cargamos los esquís en la mochila y ascendemos por una pedrera rematada por una pala de nieve hasta el collado, donde dejamos las mochilas.
  Giramos ahora a la izquierda y ascendemos por la cresta de bloques hasta la cumbre del Pico Mir (3.185 m.). Aunque las trepadas no son complicadas el recorrido es expuesto, por tanto progresamos con precaución. Por el norte, hacia el glaciar de la Maladeta, se abren imponentes abismos.
  Regresamos a por las mochilas y continuamos nuestra ruta hacia el Este. Frente a nosotros nos espera ahora una arista más vertical que la anterior, donde encontramos algunos tramos mixtos de nieve y roca. Sara se defiende bien en este terreno y abre huella. Igual que antes, la progresión no es difícil técnicamente pero el patio que tenemos a nuestra izquierda asusta, y no se puede bajar la guardia.
  Alcanzamos la cima del Pico Sayó (3.220 m.). Por delante nos queda la cuarta cima, la más alta pero la más sencilla ya que se puede llegar sin descalzar esquís.  Con las pieles nos dejamos deslizar hacia el siguiente collado y continuamos foqueando por su vertiente oeste hasta la cima del Pico Cordier (3.254 m.)
  Para bajar al glaciar descenderemos por la canal norte (la entrada de la canal está al oeste de la cima). Como asoma roca y la pala está hecha un patatal, llena de profundas huellas, decidimos bajar con crampones la primera parte (excepto Daniel y Rafa que lo hacen con esquís).
  En la meseta que forma la Torre Cordier, al pie de la canal, cuando el espesor de nieve esta menguado suele formarse un escalón de roca que es preciso destrepar por el Este. En esta ocasión apenas asoma la piedra, aunque tendremos que bajar el tramo más vertical con crampones. Son unos diez metros que nos depositan definitivamente en el glaciar.
  Llega la mejor parte del día, la gran esquiada hasta el Refugio de la Renclusa (cota 2.140 m.) Continuaremos deslizando hasta más abajo del Refugio, apurando lenguas de nieve, hasta la cota 1.960 m.
  Nos queda un corto porteo hasta la Besurta (cota 1.900), y después algo más de un kilómetro por la pista de regreso al coche.

  • Desnivel + acumulado: 1.529 m.   
  • Horario total: 9,5 h.  
  • Distancia recorrida: 16,5 km.



Comenzamos porteando desde el Plan de Están (1,5 km. antes de la Besurta)


Nos desviamos por el Camino Viejo y pronto nos calzaremos esquís


Al fondo ya se recortan las Maladetas al completo


Sara observa el espectáculo. De izda. a dcha: Cordier, Sayó y Mir. Más tarde recorreremos sus aristas


Manuel y Nacho y el Glaciar de las Maladetas


Por la vaguada del Ibón de la Renclusa ponemos rumbo al Collado de Alba


Dejamos atrás el Pico de Paderna


Ganado altura a base de zetas


Sara se dirige a la canal que sube diagonalmente al collado entre La Muela y El Diente de Alba


El Pico de Paderna ya queda muy abajo. Al fondo las cumbres fronterizas de La Montañeta, Salvaguardia y La Mina


Ascendiendo por la canal, con nieve blanda. Jorge sigue con esquís casi hasta arriba


Nos hundimos continuamente


Rafa llegando al collado


Collado entre La Muela y El Diente. Hora punta. Por la izda. hemos subido, pero luego bajaremos por la dcha.


Sara y Jorge en la cima del Diente de Alba


Detrás de Sara se ven el Mir y el Sayó (casi tapado con su casco), nuestros próximos objetivos


Rafa en el Diente de Alba. Macizo del Posets a lo lejos


Nacho, Carlos y Bea en la cima del Diente de Alba


Destrepando de regreso al collado


Descendemos ahora por la otra vertiente del collado. Unos esquiando y otros con crampones


Recorrido que seguiremos


Porteando por la pedrera hacia el collado


Carlos y Rafa (y Sara más arriba), con la cresta del Mir


Subiendo hacia el Mir. Detrás se ve la empinada arista por donde luego ascenderemos al Sayó y más lejos el Cordier


Rafa con las Maladetas a su espalda


Destrepando con cuidado. Hay pasos expuestos


Dejamos atrás el Mir. Y más lejos quedan La Muela, El Diente y el Pico de Alba


Daniel saliendo a la cima del Sayó. Pico Mir detrás de él


Daniel observa la progresión del resto del grupo. Detrás el Mir, Muela, Diente, Pico de Alba...


Llegando a la cima del Sayó


Con más zoom


Bea alucina con el paisaje


Ahora ascenderemos al Cordier foqueando por la ladera nevada


Subiendo al Cordier, dejamos atrás el Sayó


El Ibón de Cregüeña muestra los colores turquesas del deshielo


Cerca de la cima del Cordier. Valle de Remuñé y sus cumbres fronterizas al fondo


Sara llegando al Cordier. Mar de nubes en Francia


Mall Pintrat al fondo


Bea y Daniel. Su sombra se proyecta sobre la canal por donde bajaremos al glaciar


Bea y su querida Maladeta Oriental al fondo


Bajando por la canal norte


Daniel destepa el escalón al glaciar


Destrepando al glaciar. Con poca nieve aquí se forma un gran escalón de roca


Disfrutando de la esquiada. Atrás quedan las cimas ascendidas


Carlos, Bea y Rafa. Detrás el Pico Paderna y Salvaguardia 


Foto de grupo. (Faltan Nacho, Maca y Manuel)


Mapa con el recorrido realizado (fuente IGN)



4 comentarios:

Abuelo dijo...

Envidia me dáis. y yo que había colgado ya los esquís. Me dan ganas de aventurarme otra vez

David Naval dijo...

Hola Abuelo,
Yo con este buen sabor de boca igual ya recojo los esquís por esta temporada.
Por la zona de Maladetas aun se puede apurar un poco. Lo curioso es que en la ruta que hicimos nosotros no vimos ninguna huella una vez pasado el Diente de Alba. Nos extrañó que nadie hubiera subido por las Maladetas Occidentales, porque coches había muchos (imagino que la mayoría fueron al Aneto).
Saludos!

Lauburu Mari dijo...

que pasada de report...
las fotos con el mar de nubes al fondo increíbles

David Naval dijo...

Gracias Lauburu, me alegro que te guste. Fue un recorrido que nos gustó mucho. Saludos

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.