LISTADO DE PICOS

martes, 14 de agosto de 2012

La Munia (3.133 m.), Pequeña Munia (3.096 m.), Sierra Morena (3.090 m.) y Robiñera (3.003 m.)


Ascensión desde Pietramula por la pista de Chisagües

12 de agosto de 2012,

  Hoy toca madrugar. A las 05:30 salimos desde Zaragoza Carlos, Daniel Mur y yo. Tras parar a tomar un café en Ainsa continuamos camino a Bielsa. Nada más pasar junto a la localidad de Parzán veremos a mano izquierda el desvío a Chisagües.

    Ascendemos alrededor de 3 km. por una estrecha carretera asfaltada. Después, al llegar a Chisagües, el asfalto despararece dando paso a una pista que habrá que recorrer durante 6 km. La pista remonta el valle por la margen orográfica izquierda del Río Real.

  Se puede subir con cuidado con un turismo, pero encontraremos numerosos badenes que podrían “rascar” los bajos de los vehículos poco elevados. El peor tramo es el kilómetro final ya que la pista está repleta de “pozos” con gravilla provocados precisamente por los patinazos de los vehículos al intentar subir y perder la tracción. Por ese motivo muchos vehículos aparcan en una explanada más abajo y suben andando el último tramo de pista hasta el aparcamiento de la Fuente de Pietramula (1.917 m.) donde si podremos llegar con un todoterreno o un vehículo sobreelevado.

  Son ya las 9 de la mañana cuando comenzamos a caminar. Cogemos una senda a mano izquierda que indica “Lagos de la Munia o de La Larri”. Subimos a buen ritmo por el sendero que se dirige hacia al Collado de las Puertas (2.523 m.), primero en dirección noroeste, cruzando el barranco del Clot y elevándonos por laderas herbosas, y posteriormente iremos girando claramente rumbo al norte. El Pico Robiñera estará visible en la mayor parte del recorrido a nuestra derecha.

   Superado el collado, habiendo obviado antes el desvio que sube hacia el Robiñera, nos encontramos con los Ibones de la Munia (2.538 m.). Allí nos esperan nuestros amigos los “Rafas”, que han vivaqueado junto a los lagos. Juntos emprendemos la subida hacia el visible collado de la Munia por laderas de cascajo, siempre hacia el norte.

   Al llegar al Collado (2.850 m.) aparece al otro lado el circo de Troumouse cubierto de nubes. Giramos a la derecha y comenzamos a recorrer la larga cresta ascendente que nos llevará a la cima de la Munia.

   La cresta, con abundantes esquistos, tiene algunas trepadas sencillas que nos obligarán a apoya las manos en algun resalte. En algunas ocasiones iremos por la vertiente francesa y en otras por el lado español, aunque siempre cerca del filo superior.

   En la cota  2.983 m. nos encontraremos con el famoso “Paso del Gato”, una roca ligeramente tumbada y bastante pulida por el paso de la gente, de unos 4 metros de longitud, que presenta un par de fisuras que facilitan mucho la ascensión. Subimos utilizando la grieta de la derecha (en sentido ascendente), que se supera fácilmente ayudándonos  de un trozo de cuerda, algo desgastada, que alguien ha dejado colocada.

   Superado este paso continuaremos todavía un buen rato por la cresta, realizando algunos sube-bajas y superando algún paso puntual algo aéreo, antes de alcanzar la cima de la Munia.

   Paramos a comer un rato y disfrutar de las vistas desde la cima. Continuaremos después por la cresta en dirección a la cercana cima de la Pequeña Munia, un tresmil secundario. Bajaremos por un tramo de lajas, con aristas cortantes pero sin dificultades reseñables, para alcanzar en pocos minutos la segunda cima del día.

   Sin entretenernos mucho continuamos ahora hacia la cumbre del Sierra Morena, muy fácil de coronar ya que solo hay que remontar una larga loma pedregosa que nos deposita en la cumbre.

   Vemos al otro lado la cima del Pico Troumouse, muy cerca, pero separada por un collado que exige destrepar un muro de 30 metros. Un grupo de franceses que iban delante de nosotros están rodeando la cima del Sierra Morena por el lado que cae a Troumouse. No debe se un paso sencillo porque apenas avanzan, no los vemos porque están justo bajo la pared pero los oímos hablar y vocear y vemos que tiran continuamente piedras de gran tamaño que ruedan a gran velocidad hacia el fondo del valle, precipitándose de forma estruendosa sobre el Glaciar de la Munia. Deducimos que el terreno debe ser bastante inestable por ese flanqueo.

   Llevamos tres cuerdas de 30 metros con lo cual nos planteamos montar un rapel para pasar al Troumusse y dejar la cuerda para luego subir asegurados. Pero como no estaba en los planes iniciales y tampoco tenemos seguridad al 100% de cómo es exactamente el paso decidimos dejarlo para otra ocasión y así intentar también el Pico Heid.

   Así pues nos damos la vuelta y regresamos por el mismo camino, no sin antes echar un vistazo por el lado derecho del Sierra Morena, el que cae hacia el Circo de Barrosa, para ver si es factible pasar por ese lado. También nos da la impresión de ser un paso algo expuesto al ser inclinado y el terreno inestable.

   Pasamos de nuevo por la cumbre de la Munia y llegamos otra vez al “Paso del Gato”. Destrepamos fácilmente ayudados de la cuerda fija. En la parte de arriba vemos un anillo de cuerda y un par de cintas con un maillón que se pueden utilizar para rapelarlo en caso de duda.

   Una vez alcanzamos de nuevo los ibones de la Munia nos despedimos de los “Rafas” que se quedan dándose un chapuzón en los lagos para luego bajar hacia Pineta donde tienen previsto dormir esa noche.

   Pasamos por el collado de las Puertas y sin pensárnoslo mucho giramos a la izquierda por la senda que sube hacia al Robiñera. Son más de 500 metros de desnivel adicionales que se irán notando en las piernas después de la caminata que ya llevamos.

   No obstante hace muy buena temperatura y subimos bastante bien. La subida se hace por una larga canchalera por la vertiente sur de la montaña que nos depositará en la fácil cresta. Tras la subida, sin apenas descanso, agradecemos caminar por la amplia arista somital disfrutando de las grandes vistas sobre el Macizo de Monte Perdido y La Munia.

   Llegamos a la cima con el sol bastante bajo en el horizonte. Disfrutamos de los relieves que se muestran mucho más nítidos con esta luz de la tarde. Los Lagos de la Munia brillan como escamas plateadas debido al reflejo de la luz sobre las aguas movidas por la brisa.

   Comemos algo en la cima y después emprendemos el regreso por el mismo camino para enlazar de nuevo con la senda que nos llevará de vuelta hasta el aparcamiento.

   Llegamos algo cansados pero como siempre contentos con la actividad. Nos damos un remojón en el río y después nos tomamos unas cervezas frías con patatas fritas que ha traído Daniel en la nevera (¡Gracias Daniel!). Qué bien sienta tomarse una cerveza fría sentados en el prado al terminar una intensa jornada montañera.

   Recogemos las cosas y emprendemos el largo viaje de regreso a Zaragoza donde llegaremos pasadas las 11 de la noche.

  • Desnivel + acumulado: 1.981 m
  • Horario total: 10 h. 20 min. 
  • Distancia recorrida: 17,5 km.



Recorriendo la cresta hacia la Munia con el Macizo de Monte Perdido a la espalda


Comenzando a caminar con la Sierra de las Tucas al fondo


Llegamos a los Lagos de la Munia


Allí nos esperan los Rafas y continuamos hacia el Collado de la Munia, visible al fondo


Collado de la Munia. Vemos la cresta hasta el Sierra Morena, nuestro objetivo más alejado


Daniel con el Robiñera a su derecha


En la cresta hay algunos resaltes fáciles de superar


Yo, en otro pequeño resalte


Superando el Paso del Gato. Hay una cuerda fija que ayuda a subir y sobre todo, a bajar


Rafa saliendo del Paso del Gato


Daniel con el Circo de Troumouse al fondo. Las nubes se van levantando


Otro pequeño destrepe


Cima de la Munia


Camino de la Pequeña Munia, terreno de lajas


Tras asomarnos al Circo de Troumouse seguimos rumbo al Sierra Morena


Regresamos y dejamos atrás el Sierra Morena, Pico Troumouse, el Heid...


Destrepando el Paso del Gato


Subiendo al Robiñera


Cima del Robiñera


Daniel regresa por la cresta del Robiñera


Bajando con las luces de la tarde


Track del recorrido en Google

+Fotos        Track



10 comentarios:

JonyMao dijo...

Preciosa ascensión y encadenamiento de cimas. Me lo echo a la lista de pendientes con nota de "Muy interesante".
Parece una paliza, pero seguro que merece la pena.
Saludos.

Sergio dijo...

Hola, David. Enhorabuena por el blog y por la crónica de la ascensión. ¿Sabes si es posible pasar "tranquilamente" de La Munia a la Robiñera sin tener que bajar a los lagos o es algo complicado? Gracias.

Jorge dijo...

Gran ascensión, si señor. Recuerdo que la hice hace muuuuuuchos años. Subimos sorteando el Paso del Gato, dando un rodeo tomando una senda por la derecha. La bajada si la hicimos por el Paso del Gato.

Lo que no hice fue enlazar con el Robiñera. Estáis como motos.

Un arazo

David Naval dijo...

Hola JOnyMao. La verdad que merece la pena si pillas un día despejado para poder gozar de las vistas.

Hola Sergio, te recomiendo que subas por la ruta normal al Robiñera, como nosotros hicimos, lo cual te obliga a bajar a los Lagos.
Pasar directos desde la Munia al Robiñera es muy complicado y diría que peligroso. En algunos mapas marcan un sendero erróneamente hacia el Cuello de Robiñera pero subir al Robiñera por esa vertiente tiene pasos bastante complicados y de mala roca según tengo entendido.

Saludos y gracias por vuestros comentarios.

David Naval dijo...

Gracias Jorge. La verdad que la subida al Robiñera la aguantamos bastante bien pero a la bajada las rodillas y los pies ya se quejaban.
Un abrazo.

Sergio dijo...

Muchas gracias por la respuesta. Es lo que imaginaba, pero me sorprendía lo que tú comentas, ya que en los mapas de "Alpina" se señala esa opción como itinerario normal de ascensión.

llardana dijo...

Muy bonita excursión.
Sin duda, la mejor opción para subir al Robiñera es desde los lagos de la Munia. Desde el pico es totalmente desaconsejable.
Una vez subí al Robiñera y no creo que vuelva nunca. Es el tresmil más feo al que he subido. Que pedregal!!!
Salud!!

luis dijo...

Bonita actividad, lastima que no os animaséis a seguir, el muro de Sierra Morena es inclinado pero asequible para vuestro nivel. Pero lo bueno es que así tenéis que volver!
Además, para rematarla, luego os vais a la Robiñera, muy buena!!
Un saludo!

David Naval dijo...

Hola Victor. Pues las vistas desde el Robiñera con las luces de la tarde me gustaron. Eso sí, la subida es aburrida, tanta piedreta, je, je.

Hola Luis. Gracias. Si, luego nos hemos informado del rapel de Sierra Morena y podríamos haberlo bajado y luego subirlo. Pero como bien dices ya tenemos excusa para volver, siempre hay que dejar opciones abiertas. Saludos.

Anónimo dijo...

El rapel de Sierra Morena está bien pero hay que buscarlo destrepando un poco con mucho cuidado, así que extremar la precaución y no descartaría hacerlo encordado si no se está muy seguro ya no hay lugar para errores... Desde la reunión del rapel con dos cuerdas de 30m o una de 60m se baja perfectamente, justo al pie de la pared.

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.