LISTADO DE PICOS

martes, 12 de marzo de 2013

Pico Marmida (2.079 m.)


Ascensión con esquís de travesía desde Selva de Oza (Valle de Hecho)

Isidro en el collado de Lariste con el Bacque detrás

9 de marzo de 2013,     

   Hoy teníamos la intención de subir al Pico Lariste. Cerca de la cumbre nos encontramos con una visibilidad casi nula que aconsejó no acometer la ascensión de la empinada pala final en esas condiciones. Cuando ya nos disponíamos a descender, aprovechando una corta ventana de buen tiempo, un rápido cambio de planes nos permitió ascender al Pico Marmida, cumbre emplazada al este del Collado de Lariste que nos dejó con buen sabor de boca a todos.

   Las previsiones meteorológicas no eran del todo buenas. Pero como somos cabezones vamos una vez más a probar suerte. Pasamos Hecho y continuamos hacia la Selva de Oza, con la carretera convertida en algunos tramos en un auténtico río. Se nota que ha llovido y las temperaturas han sido altas esta semana. Los barrancos que se despeñan hacia la Boca del Infierno bajan tumultuosos. A la derecha de la carretera el incipiente río Aragón-Subordán baja bravo y crecido.

  Llegamos hasta el Camping de la Selva de Oza, nada más cruzar el puente que hay junto al refugio Selva de Oza, y aparcamos allí. La pista que sube hacia Guarrinza y La Mina está repleta de nieve y no se puede seguir en coche, cosa habitual en invierno.

   Un poco antes de las 10 comenzamos a foquear. El tramo de pista hasta desembocar en los llanos de Guarrinza se hace pesado, sobre todo a la vuelta donde habrá que remar un buen rato.

   Frente a nosotros puede verse en la lejanía el barranco de las Foyas por donde tendremos que ascender en dirección al Pico Lariste, una de las cumbres fronterizas que se encuentran en el entramado de cimas que se alzan al este del Ibón de Acherito. Se llega incluso a ver la cima del pico, muy lejos todavía.

  Conforme avanzamos el cielo se va cubriendo, aunque no hace excesivo frío.

   Tras cruzar el puente que nos devuelve a la margen orográfica derecha del Aragón-Subordán seguimos foqueando por terreno llano hacia el cruce de sendas a la altura del barranco de Acherito. Dejamos a la izquierda el desvío del GR11 que sube hacia el Collado de Petraficha y cruzamos otro puente que salva el barranco de Acherito.

  A partir de aquí comenzamos a remontar con rumbo norte hacia la entrada del barranco de las Foyas, ruta normal para ascender al Ibón de Acherito y el Puerto del Palo.

   El camino es sencillo. Se trata de subir por el fondo del barranco hacia el noreste. Dejaremos pronto el desvío del Ibón a nuestra izquierda y el del Puerto del Palo a nuestra derecha.

   En cotas bajas se notan los efectos de las lluvia y las altas temperaturas de la última semana. Algunos torrentes comienzan a abrirse y nos obligan a descalzar los esquís un par de veces. La nieve se encuentra también muy húmeda y con algunas “trampas”.

   Conforme ganamos altitud la calidad de la nieve mejora. A partir de la cota 1.700 hay buen espesor. Las precipitaciones a partir de esta cota parece que han sido en forma de nieve.

   Con el transcurrir del tiempo la visibilidad disminuye. En algunos momentos nos vemos envueltos en una especie de “limbo” blanco. No se distingue el cielo de la nieve y a veces uno no sabe si sube o baja. El relieve desaparece y se llega a sentir cierta sensación de vértigo al carecer de referencias visuales. En estas condiciones es muy fácil desorientarse.

  Carlos y yo vamos bastante adelantados y decidimos parar para reagruparnos. Mientras esperamos comenzamos a quedarnos helados pues la temperatura ha bajado bastantes grados al aparecer la niebla. Entretanto vemos bajar a un grupo de cuatro esquiadores. Nos dicen que la nieve está blanda hasta la cima del Lariste y que tengamos cuidado con las cornisas.

  Una vez nos hemos reagrupado continuamos para arriba. Seguimos las huellas de los esquiadores que acaban de bajar. Llegando al collado de Lariste las huellas desaparecen, ¿qué extraño?. Seguimos avanzando entre la niebla orientándonos con el GPS y comenzamos a ganar altitud. Suponemos que estamos en la pala que sube a la cima, pues no vemos más de cinco metros por delante de nosotros. El altímetro nos indica que estamos a 2.070 metros y el Lariste tiene solamente 2.140 m. con lo cual ya falta poco para coronar.

   Alcanzamos una pequeña antecima cuando se abren un poco las nubes. Por delante se adivina una cresta que se estrecha. Sabemos que hay importantes precipicios hacia la derecha. Tanteamos por la izquierda y vemos que la nieve está bastante dura. Deliberamos un rato. Decidimos bajar un poco para intentar enlazar con la pala cimera a una cota inferior. La nieve sigue estando dura y a causa de la niebla nos preocupa hasta donde iríamos a parar en caso de caída.

   En estas condiciones decidimos no tomar ningún riesgo y abandonamos la idea de hacer cumbre. Volvemos sobre nuestros pasos de nuevo al Collado de Lariste con intención de regresar. De pronto despeja,  parece que la meteo nos da una segunda oportunidad.

  Ahora podemos ver la pala que sube a la cima del Lariste. Se adivina muy dura y no vemos ninguna huella. Desde luego el grupo que antes hemos encontrado no ha subido a esa cima. Deducimos que han debido de subir al Marmida.

   Motivados por tener de nuevo visibilidad decidimos intentar la cumbre del vecino Pico Marmida, que no parece difícil. Bajamos un trecho esquiando y acometemos la subida final, unos andando y otros con esquís.

  Llegamos a la cima, todos contentos a pesar de ser un plan B. No perderemos mucho tiempo, otra vez se nos echa la niebla encima así que decidimos regresar esquiando guiados por nuestra huella de ascenso.

   En cotas altas disfrutamos esquiando con facilidad pero conforme perdemos altitud la nieve comienza a estar cada vez más pesada y húmeda. Hay que ir con cuidado pues a veces se rompe y te hundes hasta la rodilla.

   Llegando a Guarrinza comienza a llover, lo justo para calarnos en un momento. Afortunadamente la lluvia cesa pronto pero todavía nos queda la larga pista donde habrá que remar a fuerza de bastones, poniendo a prueba nuestros bíceps.
  

  • Desnivel + acumulado: 935 m
  • Horario total: 6 h. (a ritmo tranquilo), 
  • Distancia recorrida: 15,2 km.

Desde la pista ya vemos al fondo el barranco de las Foyas por donde ascenderemos y el Lariste asomando


El Aragón-Subordán comienza a llevar buen caudal fruto del deshielo y las lluvias


En la parte alta del barranco de las Foyas, antes de entrar en la niebla


Preparándonos para un breve descenso antes de acometer la subida al Pico Marmida que tenemos enfrente


En el collado de Lariste, contentos de tener visibilidad de nuevo


Rafa y las cumbres de los Pourtet y Laraille detrás


Vistas hacia el norte, en Francia


Al retirarse momentáneamente la niebla podemos ver el Lariste, cuya cima hemos descartado


Daniel en la cima del Marmida


De regreso nos pilló la lluvia. Así es el "esquí" de montaña


Track del recorrido en Google






2 comentarios:

Eduardo dijo...

Si no se esta seguro, a otra cosa mariposa, que la cima del Lariste, estará hay, para otra ocasión, bonitas fotos, saludos

David Naval dijo...

Hola Eduardo,
Así es, ya subiremos en otra ocasión, tampoco nos obsesionamos con las cumbres. Lo importante es disfrutar de la jornada intentando ser prudentes, y más cuando se va en grupo.
Saludos

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.